CON SIRIA EN LA MIRA

Obama busca legitimidad

El mandatario demócrata no aclaró qué sucederá si el Congreso (con mayoría republicana) no aprueba la acción militar.
Barack Obama detuvo la máquina militar posicionada y lista para actuar, para someter la decisión sobre la represalia contra Damasco a una votación del Congreso.AFP. Barack Obama detuvo la máquina militar posicionada y lista para actuar, para someter la decisión sobre la represalia contra Damasco a una votación del Congreso.AFP.
Barack Obama detuvo la máquina militar posicionada y lista para actuar, para someter la decisión sobre la represalia contra Damasco a una votación del Congreso.AFP.

El presidente de Estados Unidos (EU), Barack Obama, anunció ayer sábado su decisión de atacar Siria en represalia por el uso de armas químicas por parte del régimen de Bashar al Assad, algo que considera probado, pero aclaró que buscará la autorización del Congreso, lo que aleja la perspectiva de una acción inminente.

“Tras una deliberación cuidadosa he decidido que EU debe llevar a cabo una acción militar contra objetivos militares del régimen sirio”, dijo Obama en una comparecencia en el jardín de las rosas de la Casa Blanca acompañado de su vicepresidente, Joe Biden.

“Estamos preparados para atacar cuando decidamos”, advirtió Obama, cuyo gobierno ha dado por probado que el régimen del presidente Al Assad fue el responsable del ataque con armas químicas del pasado 21 de agosto en la periferia de Damasco y busca castigarlo por esa acción.

El mandatario se declaró dispuesto a dar la “orden” de atacar y sostuvo que la operación militar puede producirse cuando EU lo quiera, en un día o en un mes, porque sus fuerzas armadas están listas.

Pero también “soy consciente de que soy el Presidente de la democracia constitucional más antigua del mundo”, indicó. Por ello, “aunque creo que tengo la autoridad para llevar a cabo esta acción militar sin una autorización específica del Congreso, sé que el país será más fuerte si tomamos esa medida y nuestras acciones serán incluso más eficaces”, agregó después Obama.

Así, el objetivo de Obama es que el ataque contra Siria tenga mayor legitimidad y el mayor apoyo doméstico posible, pero también asume un riesgo político teniendo en cuenta la polarización actual en el Congreso y que la Cámara baja está controlada por los republicanos.

No aclaró si llevará a cabo la acción militar contra Siria incluso si el Congreso no da su autorización.

“Somos EU y no podemos y no debemos cerrar los ojos a lo que ocurrió en Damasco”, subrayó contundente Obama en referencia al ataque con armas químicas que describió como el “peor” del siglo XXI y un “asalto a la dignidad humana”.

También lanzó una pregunta al Congreso y al mundo: “¿Qué mensaje vamos a enviar si un dictador puede atacar con gas hasta la muerte a centenares de niños a plena luz y sin pagar ningún precio?”.

Asimismo, Obama afirmó que se siente “cómodo” con su decisión de atacar Siria pese a no contar con la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU, que a su juicio ha estado hasta ahora “completamente paralizado” y “poco dispuesto” a que Al Assad responda por sus crímenes.

Al igual que hizo este viernes, el gobernante reiteró ayer que la acción militar en Siria estará diseñada para ser “limitada en duración y alcance”, y en ningún caso implicará el envío de tropas.

La mayoría de los líderes del Congreso, incluidos los republicanos, acogió con satisfacción la decisión de Obama de buscar el aval del Legislativo.

“Según la Constitución, la responsabilidad de declarar la guerra reside en el Congreso. Nos complace que el Presidente busque autorización para una acción militar en Siria”, dice un comunicado suscrito, entre otros, por el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner. Tras consultar con el mandatario, “esperamos que la Cámara de Representantes considere una medida en la semana del 9 de septiembre”, indica el documento.

El Congreso está de receso veraniego y su vuelta al trabajo está prevista precisamente para el 9 de septiembre. No se descarta que el Senado sea convocado la próxima semana para comenzar a debatir la intervención militar en Siria.

La decisión de Obama fue juzgada por muchos como una maniobra hábil: “Salió del rincón en el que había acabado”, comentó James Fallows, de Atlantic. Otros, en cambio, vieron el “stop” como la “enésima señal de debilidad de un Presidente que ha abdicado a su papel de comandante en jefe y puesto en peligro la autoridad de sus sucesores creando un precedente”, como dijo el republicano Peter King.

El inesperado anuncio da tiempo a la diplomacia, justamente cuando el presidente ruso, Vladimir Putin, sostuvo que la cumbre del G20, que se celebrará en San Petersburgo la semana próxima, puede ser una plataforma donde discutir sobre la crisis en Siria.

INVESTIGACIÓN DE LA ONU

El análisis de las muestras recogidas por los investigadores de la ONU del supuesto ataque químico en Siria puede requerir hasta tres semanas, aunque se harán todos los esfuerzos para acelerar el proceso, informó ayer la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ).

El informe final será remitido al secretario general de la ONU, Ban Ki moon, por Ake Sellström, el jefe del equipo de investigación, compuesto por nueve expertos de la OPAQ y tres analistas de la Organización Mundial de la Salud.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código