ENTREVISTA con roberto cuéllar

´Paraguay fue un ´show´ judicial´

´Es probable que estemos en camino a un cambio importante en la forma de hacer política´, analiza el director del IIDH

Crisis institucionales, retrocesos en materia de derechos, alzamientos policiales y golpes de Estado. Latinoamérica está viviendo momentos convulsos.

En este escenario, Roberto Cuéllar, el director del Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH), tiene cosas que decir. Como salvadoreño conoce bien los gobiernos totalitarios y, como director del Instituto, repite cada vez que puede que no hay manera de alcanzar una democracia plenamente representativa mientras persista la pobreza.

Una encuesta reciente que encargó La Prensa sacó a relucir que los menos educados, los que menos ganan, quienes viven en áreas rurales o no votaron son los más decepcionados de la democracia. ¿Cómo explicar estos resultados?

–Realidades son realidades. Los partidos no tienen una escucha permanente por los derechos de la ciudadanía y mucho menos por los pobres. Aquellos políticos que se atreven a acercarse sin respaldo de partidos son relegados. Hay sin duda una importante corriente electoral en las Américas, que tanto costó conseguir. Hay cambios, sin duda, pero hay un profundo cuestionamiento a esta democracia representativa.

¿Son representativas nuestras democracias?

–Sí, el problema es el funcionamiento mismo de la democracia. Hay partidos que llegan con más de 60% o 70% de los votos, pero hay un cuestionamiento sobre el funcionamiento real de la democracia. Es probable que estemos en camino a un cambio importante en la forma de hacer política. Hay mucha marea alta y baja. Usted lo ve en Paraguay.

No hemos pasado los tres años de Honduras y ya estamos viendo [lo de Paraguay]. Los que están perdiendo son las personas y las poblaciones que se sienten decepcionados y desmoralizados con la moral política de nuestra democracia.

¿Estamos viviendo en falsas democracias?

–Tampoco lo podemos colocar de manera extrema, pero sí, hay desencanto, desmoralización y frustración.

¿Qué le va a decir uno a Haití, donde realmente la democracia se ha convertido en un escenario de falsedades frente a las angustias de la gente? Es un país fracasado desde el punto de vista político. Cuando toda la cooperación se volcó sobre Haití, venía desangrándose de dictaduras, de golpes recurrentes, y los gobiernos no consiguieron estabilidad.

Francamente le digo que no hay un gran problema con las elecciones en las Américas; casi todos los países hacen elecciones correctas y cumplen con su calendario electoral.

El problema es con el funcionamiento de la institucionalidad y la forma como se manejan los conflictos y diferendos en la democracia. Hay que manejar la democracia con la idea fija de sacar adelante los derechos humanos de la gente.

¿Cómo ve Paraguay?

–Respaldamos las declaraciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de la Secretaría General, que cuestionan la legalidad de la destitución de [Fernando] Lugo.

Lo que preocupa es que esta tendencia se vuelva un modus operandi. Lo que sucedió con Lugo es un fusilamiento sumario de su mandato, con leyes aplicadas al antojo y procedimiento a la carta. El juicio se inició y terminó en menos de 30 horas.

Fue reconstruido el escenario hondureño con un matiz más favorable hacia la legalidad, haciendo creer que es parte del estado de derecho. Un juicio que no tenga el más mínimo proceso debido es un show judicial, y encubre actos de vendetta política, de acoso político a la Presidencia.

No estoy seguro de que la destitución de Lugo sea propia de un estado de derecho. Lamentablemente en este juego de manipular la legalidad estamos cayendo en una tendencia, en la medida que en este juego oportunista se entienda la democracia como una herramienta para asegurarse del poder y no para asegurarse de acatar los deseos de la población.

Sobre la posibilidad de que le resten competencias a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ¿qué opinión tiene?

–Las relatorías y recomendaciones a los Estados, además del cumplimiento de las sentencias y el respaldo presupuestario, fueron temas aprobados en Cochabamba y ahora se han abierto nuevas consultas para viabilizar el proceso de protocolo, de consideraciones, recomendaciones y cambios de la Comisión. Tenemos esperanzas de que no se retroceda.

Este diálogo no puede llevar a cuestionar la autonomía e independencia de la Comisión, creada por los Estados y aceptada de buena fe. Esperamos, por parte del IIDH, que este diálogo sea conducente al respaldo de la buena y notable acción de protección de la Comisión Interamericana en defensa de la dignidad, que es de lo mejor que ha hecho la Organización de Estados Americanos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código