Avance: Cancillería de Panamá activa el Centro de Coordinación de Información tras terremoto en México.

LA AVIACIÓN CIVIL RUSA ESTÁ EN LA MIRA

Peligro en el cielo

La ITR prohibió el sábado dos vuelos que se iban a realizar con el mismo modelo de avión que se estrelló en Yaroslavl.

Los rusos recuerdan con nostalgia el glorioso pasado de su industria aeronáutica estos días, cuando todos tienen presente, después de la muerte de 43 personas el pasado miércoles, que las tragedias aéreas se han vuelto demasiado frecuentes en este país.

El Yak-42 que se precipitó a tierra a los pocos segundos de despegar, accidente en el que hubo dos únicos supervivientes, fue el último episodio de una serie de siniestros que empezó en junio.

El 21 de junio un vuelo procedente de Moscú con 52 personas a bordo sufrió un accidente al aproximarse al aeropuerto de Petrozavodsk (capital de la región de Karelia). Hubo 47 muertos.

Veinte días más tarde, un An-24 se estrelló cuando acuatizaba en el río Obi con 37 personas a bordo, de las que siete fallecieron.

“El tintineo de las campanas se oía desde hace mucho tiempo. Ya estaban avisados”, escribía al día siguiente del accidente una columnista del popular diario Moskovski Komsomolets, para acusar a los funcionarios del Gobierno de desatender y “dejar correr” la preocupante situación de la aviación civil rusa.

Aviones viejos, algunos de fabricación soviética; pilotos y técnicos inexpertos y mal pagados, compañías aéreas irresponsables que solo piensan en ganar dinero ahorrando costes, déficit de nuevos pilotos e ingenieros: es la realidad de la aviación civil rusa que reconocen las autoridades.

Todavía se desconocen las causas del accidente del miércoles, aunque los informes preliminares tratan de achacar la responsabilidad al ciertamente tranquilizador “factor humano”, pero las propias autoridades se contradicen casi al instante con sus decisiones.

La Inspección de Transportes de Rusia (ITR) prohibió el sábado dos vuelos que se iban a realizar con el mismo modelo de avión (Yak-42) que se estrelló en Yaroslavl.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, exigió ayer preparar un paquete de medidas urgentes para evitar nuevos accidentes aéreos.

El máximo mandatario ruso quiere tener lista una ley que permita suspender licencias de vuelo a las compañías que violen las normativas de aviación civil, sin necesidad de acudir a la justicia.

El Kremlin, de hecho, ha manifestado su intención de reducir el número de aerolíneas a menos de 10.

Además, Medvédev ha puesto una fecha límite, el 1 de febrero de 2012, para aprobar un programa de subvenciones a fin de que las compañías puedan renovar su parque de aviones, ya sea con aparatos de fabricación nacional o extranjera.

El presidente ruso también mandó habilitar todos los aparatos con tecnologías de aviso de colisión y otras que ayudan a mejorar la seguridad de los vuelos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código