FILIPINAS

Renace la vida entre pila de escombros

Cientos de miles de damnificados sobrellevan un sufrimiento inimaginable: hambre, sed, y refugios improvisados.
Muchachos sobrevivientes del tifón ‘Haiyan’ juegan baloncesto, en un vecindario destruido en Tacloban. AP. Muchachos sobrevivientes del tifón ‘Haiyan’ juegan baloncesto, en un vecindario destruido en Tacloban. AP.
Muchachos sobrevivientes del tifón ‘Haiyan’ juegan baloncesto, en un vecindario destruido en Tacloban. AP.

Hallaron el aro entre las escombros de su vecindario en ruinas.

Apuntalaron el tablero con postes de madera rotos y clavos oxidados recogidos entre los restos de las casas. Un grupo de curiosos los rodeó. Y en uno de los pocos tramos de una calle que no estaba cubierto de escombros, jugaron baloncesto.

Los chicos querían jugar para dejar de pensar en lo que ocurrió, explicó Elanie Saranillo, una espectadora.

“Y nosotros queremos ver para olvidar también”.

Saranillo, de 22 años, ahora vive en una iglesia debido a que su casa fue destruida por la tormenta.

Incontables familias perdieron seres queridos por el tifón, que mató a más de 4 mil personas. Cientos de miles de sobrevivientes han sobrellevado un sufrimiento inimaginable: hambre, sed, refugios improvisados, poco o ningún cuidado médico y una espera desesperante, a veces de días, para recibir la primera ayuda.

Tacloban estaba llena de rostros atemorizados y desesperanzados. Todavía ahora yacen algunos cadáveres ennegrecidos junto a los caminos o han quedado atrapados bajo los escombros. Pero a medida que empieza a llegar ayuda, asoma un rayo de esperanza.

La gente sonríe, aun esporádicamente. Son atisbos de vida.

No significa en modo alguno que estén felices pese a la tragedia. Pero para algunos significa un nuevo entusiasmo por la vida que deriva de haber escapado de la muerte. Dos mujeres bailaban sobre una colina cercana. A pocos metros de distancia, un joven de 21 años, Mark Cuayzon, punteaba una guitarra. También sonreía.

Cada nación es resistente a su manera, pero hay algo diferente en las Filipinas.

Quizás tiene algo que ver con una expresión filipina: Bahala na, que esencialmente significa: ocurra lo que ocurra, déjalo a Dios.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código