CONDENA POR GENOCIDIO

Ríos Montt tilda juicio de ´show político´

El ex dictador pasa su primera noche en prisión mientras sus abogados anuncian que apelarán la sentencia en ´varias´ instancias.
JUSTICIA. Rigoberta Menchú (der.), premio Nobel de la Paz 1992, abraza a una de las víctimas de la guerra luego de saberse la condena para el ex dictador guatemalteco. AFP/ Johan Ordóñez JUSTICIA. Rigoberta Menchú (der.), premio Nobel de la Paz 1992, abraza a una de las víctimas de la guerra luego de saberse la condena para el ex dictador guatemalteco. AFP/ Johan Ordóñez
JUSTICIA. Rigoberta Menchú (der.), premio Nobel de la Paz 1992, abraza a una de las víctimas de la guerra luego de saberse la condena para el ex dictador guatemalteco. AFP/ Johan Ordóñez

El ex dictador guatemalteco Efraín Ríos Montt, condenado el viernes a 80 años de prisión por genocidio y delitos contra deberes de humanidad, amaneció ayer sábado por primera vez en prisión después de que el Tribunal de Sentencia revocara su arresto domiciliar.

El ex jefe de Estado de facto (1982-1983) deberá volver a la sala de vistas de la Corte Suprema de Justicia mañana lunes, cuando el Tribunal citó a las partes procesales para una audiencia de reparación a las víctimas solicitada por el Ministerio Público (MP) y los querellantes adhesivos.

En tanto, Ríos Montt, de 86 años, permanecerá en la prisión del Cuartel General Matamoros, un destacamento castrense ubicado en la capital. En ese lugar existe un centro de detención que fue acondicionado para reos de alta vulnerabilidad y Ríos Montt se convirtió en el reo número 19 recluido en la instalación.

En dicha cárcel también permanece el ex presidente de Guatemala Alfonso Portillo (2000-2004), sindicado de actos de corrupción y quien libra una batalla legal para evitar su extradición a Estados Unidos que lo requiere bajo cargos de lavado de dinero.

En tanto, los diarios guatemaltecos destacaron con amplios informes y titulares la condena. “80 años”, “Culpable” y “Condena"” fueron algunos de los titulares empleados por los principales rotativos.

Como parte de sus informes, los diarios incluyeron las variadas reacciones, incluyendo la de Amnistía Internacional (AI) que consideró el veredicto como “un paso histórico en la larga lucha del país por la justicia” y señaló que “con esta condena, Guatemala lidera con su ejemplo en una región con arraigada impunidad”.

El ex dictador guatemalteco, por su parte, calificó de “show político” la condena por genocidio, y anunció que va a apelar la sentencia.

“Es un show político internacional que va a afectar el alma del pueblo guatemalteco, pero nosotros tenemos paz porque nunca derramamos o nos manchamos las manos de sangre de nuestros hermanos”, dijo Ríos Montt en su primera reacción, en medio de un revuelo de periodistas y familiares de víctimas de masacres que gritaban y aplaudían en la abarrotada sala de la Corte Suprema de Justicia.

En tono desafiante y visiblemente molesto, el general retirado aseguró que los jueces no atendieron el debido proceso ni la pruebas que según él lo exoneran . “En consecuencia los señores abogados tratarán de anular la sentencia de hoy [ayer]”, aseguró. “Ahora me voy a preparar para irme a prisión, no se preocupen, no tengo mucha angustia, no tengo mucha pena”, dijo con una risa irónica, para luego señalar que no obstante lo lamentaba por su familia. “Pero de todas maneras de forma personal, no tengo angustia porque he cumplido con la ley (...) La única manera de tener paz es haciendo justicia y precisamente de eso adolecemos hoy [ayer]”, subrayó.

“Vamos a estudiar el fallo, sabemos que adolece de muchas ilegalidades y estamos seguros que esa sentencia se cae por su propio peso, vamos a apelarla inmediatamente”, aseguró por su lado su abogado Francisco García. El defensor afirmó que acudirán a “muchas instancias” judiciales para revertir la sentencia, incluida la Corte de Constitucionalidad, la máxima instancia judicial del país.

“Es una sentencia injusta. Nosotros ya sabíamos que lo iban a condenar, incluso el general venía con su maleta hecha porque sabía que se iba a cambiar de domicilio”, dijo sarcásticamente el otro abogado defensor, Francisco Palomo.

El ex dictador, quien gobernó entre 1982 y 1983 –uno de los períodos más álgidos de la guerra civil– dijo ser “el primero en lamentar la tragedia” por los muertos del conflicto. Pero “también el primero que sacó la cara por el Estado y se dio cuenta de que había que resolver un problema nacional”, afirmó Ríos Montt, al referirse a la guerrilla.

Ríos Montt fue hallado responsable de 15 masacres a manos del Ejército de mil 771 indígenas mayas-ixiles en el departamento de Quiché, en el norte del país, durante su régimen de hierro entre 1982 y 1983, en tanto que su ex jefe de inteligencia militar, José Mauricio Rodríguez, fue absuelto de los mismos cargos.

Bajo el régimen del general Ríos Montt, quien llegó al poder tras encabezar un golpe de Estado en 1982, el Ejército aplicó la llamada política de “tierra arrasada” sobre poblaciones indígenas, a las que acusaba de colaborar con la guerrilla izquierdista, en el contexto de la Guerra Fría.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código