EL MIEDO A OTRA GUERRA CIVIL

De Siria a Líbano

El régimen de Damasco confirmó ayer domingo que ´en principio´ participará en la conferencia de Ginebra, propuesta por EU y Rusia.

El líder del movimiento chií Hizbulá, Hassan Nasrallah, se sirvió de las festividades por “el día de la resistencia y de la liberación” del Líbano para hacer una declaración de guerra.

“Siempre les prometo una victoria, y también hoy les prometo una victoria”, clamó ante sus seguidores desde una gran pantalla.

El sábado era una fecha en la que el país recordaba la retirada de las tropas israelíes del sur del Líbano, hace 13 años. Hizbulá se jacta de que el desenlace fue mérito propio, y este año, en ese mismo día, quiso alzarse otra vez como motor de la victoria: prometió un nuevo triunfo, pero esta vez sobre los enemigos del Gobierno sirio.

Ayer domingo, un día después de que se hubiesen pronunciado esas palabras, dos cohetes impactaron en zonas al sur de la capital libanesa en las que residen numerosos funcionarios de Hizbulá.

Cinco personas resultaron heridas. Por el momento nadie se ha adjudicado la responsabilidad del ataque. Podría haber sido perpetrado por radicales suníes libaneses y simpatizantes de los rebeldes sirios, según dice el rumor. Pero también podría haber sido lanzado por palestinos radicales que llevan viviendo décadas en campamentos de refugiados en territorio libanés.

El discurso de Nasrallah fue más que incendiario. No es la primera vez que Hizbulá habla abiertamente y a nivel oficial de su postura en el conflicto sirio. Además, los movimientos sirios de oposición señalan desde hace tiempo que en el conflicto intervienen miembros de la agrupación libanesa luchando a la par de las filas del régimen del sirio Bashar al Assad.

Se estima que solo teniendo en cuenta los combates en torno a la localidad de Al Qussair ya hay unos 2 mil miembros de Hizbulá involucrados y en el Líbano se celebran regularmente velorios de “mártires que han muerto en la jihad”. Pero ahora, después de que el gobierno mayormente prosirio del Líbano sufriera un quiebre en marzo, Hizbulá, que vio evaporarse su poder oficial, no se guarda este tipo de declaraciones. Sale en defensa de Assad como aliado en el país vecino en un tono cada vez más abierto.

Su postura, por añadidura, va acompañada de amenazas explícitas hacia Israel.

Nasrallah destacó recientemente que su organización está esperando el arribo de armas provenientes de Siria, y que dichos envíos podrían cambiar el tablero de Cercano Oriente en el aspecto militar.

Ese aviso fue emitido poco después de que el Gobierno de Israel asegurara que, de enviarse armas químicas o equipos militares de alta tecnología a Hizbulá, se habría cruzado “una línea roja”.

Tras el ataque ayer domingo contra la ciudad libanesa, el ejército y la policía velan por la seguridad en las calles de Beirut, mientras los políticos locales instan a la población a mantener la calma. Pero el conflicto entre Hizbulá y los opositores del sirio Assad podría agudizarse rápidamente. Las partes enfrentadas en conflictos religiosos ya llevaron al Líbano a una tremenda guerra civil que se extendió de 1975 a 1990.

Tras ese conflicto armado, Hizbulá siguió siendo un movimiento fuerte y armado, bajo la protección de Siria. Muchos libaneses lo aceptaron a regañadientes considerando que de esa forma podrían preservar la paz. Pero ahora no pocos opositores de Hizbulá han decidido tomar también las armas. Son salafistas radicales, por ejemplo, que se ven alentados por las revueltas en Siria.

´EN PRINCIPIO´

El régimen de Damasco confirmó ayer domingo que “en principio” participará en la conferencia de Ginebra, propuesta por EU y Rusia para buscar una solución pacífica al conflicto en el país, mientras siguen los combates en la ciudad siria de Al Qussair.

El ministro sirio de Asuntos Exteriores, Walid al Mualem, realizó una visita sorpresa a Bagdad, donde se entrevistó con el primer ministro de Irak, Nuri al Maliki, y su titular de Exteriores, Hoshiyar Zebari.

En una rueda de prensa, Al Mualem dijo haber informado a los dos responsables iraquíes de la decisión de Siria de “participar en principio con una delegación oficial en la conferencia internacional, prevista en Ginebra el próximo junio”.

Al Mualem consideró que la futura conferencia constituye una “oportunidad” e insistió en que, desde el inicio del conflicto en marzo de 2011, su gobierno “ha creído que el diálogo entre el pueblo sirio es la solución”.

En ese sentido, reiteró: “no existe ninguna fuerza en el mundo que pueda tomar decisiones en nombre del pueblo sirio, que es el único que tiene derecho a hacerlo”.

El jefe de la diplomacia siria anunció que él mismo encabezará esa delegación en la que será la segunda conferencia de Ginebra, ya que la primera se celebró en la ciudad suiza en junio de 2012 sin la presencia de las partes en conflicto.

SUSPENDEN VENTA

En este escenario, ayer Rusia anunció que no seguirá adelante con un acuerdo de venta de misiles antiaéreos S-300 a Siria por temor a que puedan emplearse para atacar a civiles en el aeropuerto de Tel Aviv (Israel), informó ayer The Sunday Times.

A cambio de no proseguir con el acuerdo con Siria, los rusos esperan que Israel se abstenga de efectuar nuevos ataques aéreos contra Siria, según la misma fuente.

Pero, según The Sunday Times, los rusos están ahora convencidos de que Israel planea nuevos ataques.

Más noticias de Mundo

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código