CATÁSTROFE

Violencia en Filipinas tras paso de Haiyan

Las autoridades confirmaron que hasta ayer el número de víctimas fatales era de 2 mil 344 personas.

Temas:

Miles de personas siguen sin recibir agua ni alimentos, lo que ha aumentado la violencia en algunas zonas del país. EFE/Mast Irham. Miles de personas siguen sin recibir agua ni alimentos, lo que ha aumentado la violencia en algunas zonas del país. EFE/Mast Irham.
Miles de personas siguen sin recibir agua ni alimentos, lo que ha aumentado la violencia en algunas zonas del país. EFE/Mast Irham.

La impotencia, el hambre y la desesperación entre las víctimas del tifón en Filipinas ha llevado en algunos casos a la violencia: cinco días después de la catástrofe, cientos de miles de personas siguen sin tener acceso a agua potable y comida, rodeadas de montañas de escombros en un enorme territorio devastado.

En la localidad de Alangalan, en la isla de Leyte, miles de personas asaltaron un almacén con sacos de arroz. Una pared del lugar se derrumbó y causó la muerte de ocho personas, informó Rex Estoperez, portavoz de la Oficina Nacional de Alimentos.

En tanto, la cifra oficial de muertos por Haiyan ascendió ayer 2 mil 344 personas, mientras que casi 600 mil resultaron desplazadas y necesitan ayuda urgente, confirmó la agencia de Protección Civil.

Se cree que hay numerosas víctimas bajo los escombros, por lo que hasta ahora no hay una cifra total de fallecidos.

Sin embargo, el presidente, Benigno Aquino, dijo en una entrevista con el canal estadounidense CNN que la cifra total rondaría las 2 mil 500 personas.

El problema sigue siendo poder llevar alimentos y agua a los damnificados. La gente se encuentra cada vez más desesperada.

“Por favor, tengan comprensión, nunca hemos afrontado una catástrofe de estas dimensiones”, dijo René Almendras, secretario del Gabinete.

“Tenemos un sistema, pero no es perfecto. Estamos subsanando los problemas”, admitió a su vez el director de Protección Civil Eduardo del Rosario.

Pero el diputado Carlos Zarate opinó que es “realmente indignante. Parece que nadie tiene el mando en el Gobierno. Las personas están muriendo de hambre o de diarrea”.

Por su parte, el alcalde de Davao, Rodrigo Duterte, se lamentó: “No ha sido Dios quien ha permitido esta catástrofe, sino el Gobierno”. En Tacloban, donde fueron saqueados varios centros comerciales, el padre de tres hijos, Diorico Daga, enfrentó a los gritos a soldados luego de que no se le permitiera a su familia abordar un avión militar hacia Manila. “¿Por qué no nos ayudan? Miren a mis hijos, ¡están mojados, hambrientos y enfermos, ustedes son insensibles! Sí, no morimos en el tifón, pero moriremos de hambre”.

El alcalde de Tacloban, Alfred Romualdez, llamó a los habitantes más vulnerables a que abandonen la comunidad destruida en algunos de los limitados vuelos que salen del lugar.

En la localidad de Abucay, cerca de Tacloban, reportes de disparos de fuego entre soldados y hombres armados hicieron huir a cientos de personas del área.

Mientras, médicos y personal sanitario atienden a las víctimas de forma ambulante. Ni siquiera en el hospital de Tacloban hay suficiente agua potable.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código