debate sobre tenencia de armas en Estados unidos

No más ´baños de sangre´

La presión para prohibir tenencia de armas de asalto toma fuerza, mientras en Newtown continúan los funerales.

El presidente Barack Obama dio su respaldo ayer martes a un proyecto de ley para reintroducir una prohibición a la tenencia de armas de asalto en Estados Unidos tras la masacre de Newtown, donde la mayoría de las escuelas reabrieron sus puertas excepto la escuela primaria Sandy Hook, escenario de la tragedia.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que Obama apoyará la iniciativa propuesta por la senadora demócrata Dianne Feinstein para prohibir la tenencia de ciertas armas semiautomáticas con cargadores removibles.

El debate sobre esta cuestión resurgió luego de la masacre del viernes pasado que conmovió no solo al pueblo de Newtown, en Connecticut al noreste de EU, sino a toda la nación, cuando un joven mató a su madre, a 20 niños y a otros seis adultos para luego suicidarse.

Estados Unidos ha sufrido una epidemia de violencia armada en las últimas tres décadas, incluyendo 62 incidentes de tiroteos masivos desde 1982, la mayoría de ellos con armas semiautomáticas o fusiles de mano comprados legalmente.

Según un sondeo difundido por CBS ayer martes, el 57% de los estadounidenses está a favor de una ley más rigurosa sobre tenencia de armas.

La propia Asociación Nacional del Rifle de EU. (NRA, por su sigla en inglés) aseguró ayer “estar preparada para ofrecer una colaboración significativa” para que tiroteos como el de Newtown “nunca vuelvan a ocurrir”.

De igual forma la asociación, que había permanecido en silencio tras la masacre, expresó su tristeza ante “estas horribles e irracionales muertes”.

En Newtown, la mayoría de los colegios reabrió ayer, aunque los sobrevivientes de la tragedia seguirán en sus casas por lo menos hasta después de la Navidad.

Los buses escolares de color amarillo volvieron a circular en este pueblo que tiene unos 5 mil 400 niños inscritos en la educación primaria y jardín de infantes.

Las clases se iniciaron con dos horas de retraso y policías fueron apostados en la puerta de los edificios.

En Hawley School, una pareja llevó de la mano a su pequeño hijo y abrazó al policía en la puerta. “Está muy contento de volver con sus amigos”, dijo la madre, mientras su marido indicaba que en esta jornada “no había palabras, sólo lágrimas”.

Otro padre, Peter Muckell, comentó cómo despidió a su hija Shannon de 8 años en la entrada del mismo colegio: “Sólo le dije que la amaba y le di un beso”.

Mientras esto ocurría, otras dos víctimas fueron enterradas ayer: James Mattioli y Jessica Rekos, ambos de seis años. A los funerales, completamente privados, solo pudieron acceder los familiares de los pequeños.

Por su parte, decenas de familiares de víctimas de masacres se reunieron ayer ante el Congreso de Estados Unidos para expresar que ya hubo “suficientes” masacres en este país y pidieron a los políticos “detener el baño sangre”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código