más de 36 mil muertos

La guerra desangra a Siria

Se estima que alrededor de 500 mil personas ya han cruzado las fronteras sirias en busca de refugio en Jordania, Irak, Líbano y Turquía.

Entre el 50% al 60% de las 36 mil 716 muertes que se ha cobrado la Guerra Civil en Siria se han producido desde junio hasta la fecha. En los últimos cinco meses el enfrentamiento entre los rebeldes y el régimen de Bashar al Assad se ha recrudecido no solo aumentando el número de muertos sino disparando la población que se ha refugiado en los países vecinos como Turquía, Irak, El Líbano o Jordania.

El régimen del presidente al Assad sigue luchando en las principales ciudades así como en la capital, Damasco, contra los rebeldes que exigen su destitución desde hace 19 meses. Assad lleva en el gobierno desde el 17 de julio cuando heredó el poder de su padre, Hefaz al-Assad, quien asumió el control del país tras un golpe de Estado el 22 de febrero de 1971.

REBELIÓN

El 15 de marzo de 2011, miles de sirios salieron a la calle en las ciudades más importantes en Siria. Esta convocatoria había sido organizada a través de Facebook y se llamó “Día de la Ira”. Estas manifestaciones tenían lugar mientras en Libia los rebeldes luchaban contra la dictadura de Muammar Gaddafi que moriría a manos de los milicianos.

Un mes antes, el presidente egipcio, Hosni Mubarak, había renunciado tras 30 años en el poder. El 16 de marzo, la policía siria detuvo a 25 manifestantes que pedían reformas. Dos días después se suceden nuevas manifestaciones que son reprimidas dejando los primeros cinco muertos. Se sucedieron los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad del Estado sirio y los manifestantes.

Para intentar calmar la situación, el 26 de marzo fueron liberados decenas de presos políticos. Este acto no logró parar las manifestaciones contra el presidente sirio y su régimen.

El 22 de abril tuvieron lugar las mayores manifestaciones que se saldaron con 88 personas muertas como consecuencia de la represión policial. A raíz del recrudecimiento de los enfrentamientos entre la policía y los rebeldes, la Unión Europea impone varias sanciones entre abril y mayo.

El 25 de mayo de 2011, los ministros de Exteriores de la Unión Europea aprobaron la congelación de los bienes de Bashar al Assad. Cinco días más tarde, el presidente sirio aprobó una amnistía general y sobre esas fechas la apertura del diálogo nacional. Todas estas medidas chocaron contra la determinación de los rebeldes que exigían su salida del poder.

Las noticias procedentes de Siria empezaban a hablar de matanzas y masacres de civiles hasta el punto de que Estados Unidos cuestiona la legitimidad del gobierno de al Assad. En julio se formó el Ejército Libre de Siria que está formado por desertores de las Fuerzas Armadas de esa nación. Un mes más tarde se aprobó un decreto que permitía el multipartidismo, hasta esa fecha prohibido.

Y también EU y varios países de la Unión Europea piden al mandatario que abandone el gobierno. A medida que se endurece el conflicto, en noviembre la Liga Árabe suspendió a Siria como país miembro de su organización. Estas fueron algunas de las medidas tomadas que no han dado sus frutos, ya que cualquier resolución contra Siria dentro de las Naciones Unidas ha sido vetada por Rusia y China.

Además EU ha sido firme en declarar que no va a intervenir en el conflicto que ya es una guerra civil.

De momento, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSHD), los muertos ascienden a 36 mil 716 personas. De esta cifra, 21 mil 534 son civiles, 7 mil 322 soldados y mil 860 rebeldes que son llamados “terroristas” por el Estado sirio.

REFUGIADOS

Turquía contaba con cerca de 61 mil refugiados a mediados de agosto. En octubre esa cifra era de 93 mil 576 personas. El Gobierno turco anunció que no tenía capacidad para acoger a más de 100 mil refugiados. El aumento de cerca de 32 mil personas que han buscado refugio en el país vecino se debió al aumento de la violencia de los últimos cinco meses. El número de muertos en el mes de agosto fue el más alto desde que se inició el conflicto.

Otra jornada sangrienta tuvo lugar el pasado 27 de septiembre cuando 313 personas perdieron la vida. Como consecuencia de esta escalada de violencia entre las fuerzas de seguridad del Estado y los rebeldes, miles de personas han huido de sus hogares. Naciones Unidas espera que a finales de año sean cerca de 700 mil, cuando en su cálculo inicial se situaba en 185 mil personas.

Este organismo estimó que alrededor de 500 mil personas ya han cruzado las fronteras sirias buscando refugio en Jordania, Irak, El Líbano o Turquía. De esta cantidad de personas, cerca de 300 mil se han registrado para recibir ayuda, según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (Acnur). El resto se ha alojado en casa de amigos o familiares.

Acnur declaró que en agosto fueron 100 mil personas las que huyeron de Siria. En septiembre hubo 60 mil que decidieron dejar sus casas y buscar un lugar seguro en alguno de los países vecinos. Muchas de estas familias venían de padecer varios éxodos dentro del territorio sirio antes de tomar la decisión de marcharse a otra nación.

Entre septiembre y octubre, el cálculo de Acnur era que entre 2 mil a 3 mil personas cada día dejaban atrás suelo sirio para ponerse a salvo de la guerra civil que asuela ese país desde hace 19 meses.

La situación de las miles de personas que sobreviven en los campos de refugiados de los países vecinos a Siria se agravará con la llegada del invierno y las bajas temperaturas. Mientras en suelo sirio, los rebeldes siguen su lucha contra el régimen de Bashar al Assad que ha reiterado que no cederá contra los “terroristas”.

Una lucha que se hace calle a calle y que ha dejado tras de sí, hasta el momento, masacres y matanzas tanto por parte de las fuerzas de seguridad del Estado como por los milicianos.

Matanzas y masacres que han terminado con la vida de miles de civiles y que han provocado un éxodo masivo huyendo del dolor, los tiros, los bombardeos y los atentados con coche bomba que cada día sacuden Siria.

--El dictador se aferra al poder

En repetidas ocasiones, el presidente sirio, Bashar al Assad, ha reiterado que la revuelta siria será aplastada “a cualquier precio”. Además el mandatario ha declarado que “el pueblo sirio no permitirá que el complot triunfe y logre sus objetivos”. Para lograr su propósito, Siria ha sufrido la retirada de ser miembro de la Liga Árabe y la petición de varios gobiernos de que al Assad abandone el poder. Peticiones que han sido ignoradas hasta llevar a la Unión Europea a prohibir la entrada del Presidente, así como de su familia y de altos cargos a suelo europeo, donde se le han congelado sus bienes. A pesar de estos reveses, al Assad ha reiterado en sus últimas declaraciones que Siria no sufrirá una intervención militar extranjera como tuvo lugar en Libia para derrocar a Muammar Gadaffi. También que países como Arabia Saudí o Qatar están financiando a los rebeldes y opositores. “Están suministrando armas y entrenamiento a elementos armados para debilitar el Estado sirio”. En estas declaraciones, el Presidente volvió a recalcar que la única salida a este conflicto es el diálogo, pero los rebeldes consideran que el fin llegará con su salida del poder.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código