REVOLUCIÓN EN LIBIA

El mayor misterio es el paradero de Gaddafi

Las versiones sobre su fuga desataron una batalla informativa, en paralelo con los combates reales.

La sucesión de pistas falsas sobre el elusivo Muammar Gaddafi lo ubican todavía en Trípoli, mientras que otras versiones indican que está refugiado en Zimbabwe hospedado por el dictador Robert Mugabe: sin embargo, la realidad es que nadie sabe donde está el exlíder libio.

Las versiones sobre su fuga, algunas disparadas, ha desatado en Libia una batalla informativa, en paralelo con los combates entre rebeldes y leales, a través del uso de la propaganda como medio para instalar la confusión.

En esta guerra no se salva nadie, ni los leales ni los rebeldes y día tras día son siempre más numerosas y contradictorias las informaciones sobre Gaddafi, la mayoría escasamente veraces.

Los libios esperan novedades sobre Gaddafi y, mientras tanto, se nutren de la alternancia entre los anuncios y las desmentidas de la propaganda de los rebeldes y de quienes responden aún al régimen derrotado.

El tema central es, naturalmente, la suerte de Gaddafi, alimentada por versiones como la que publicó el sábado el diario Daily Mail, asegurando que el coronel libio huyó a la ciudad de Harare (Zimbabwe), donde, protegido por el presidente Robert Mugabe, se encontraría desde el miércoles.

La versión asegura que Gaddafi arribó a Zimbabwe en un avión cedido por Mugabe y está escondido en una villa en el barrio de Gunninghil, en la periferia de Harare, la capital del país, acompañado por sus guardias femeninas.

La agencia Mena de Egipto aseguró en cambio que Gaddafi huyó hacia Argelia en una caravana de seis vehículos Mercedes Benz blindados.

Esta versión de la agencia egipcia –citando voceros de los rebeldes–fue desmentida por Argelia, que negó haber otorgado protección a Gaddafi.

El misterio sobre el escondite de Gaddafi se agudiza entre los libios, al carecer de pistas creíbles que orienten hacia dónde podría haber huido junto con su familia.

“No sabemos dónde se esconde”, reconoció Mustafa Abdeljalil, presidente del Consejo Nacional Transitorio (CNT), sobre el destino de Kaddafi desde que abandonó su residencia en Trípoli.

La confesión se contrapone con el optimismo que hace apenas tres días manifestaban los rebeldes, cuando aseguraron que “en pocas horas lo arrestamos”, mientras rodeaban el búnker de Gaddafi en el barrio de Bab al Aziziya.

Los rebeldes aseguraban en medio del asedio que Gaddafi estaba escondido en un túnel subterráneo de la residencia y por eso afirmaban convencidos que la detención era cuestión de horas.

Las informaciones erróneas –muchas deliberadamente confusas– provocaron que los hijos de Gaddafi, Saif y Khamis, fuesen muertos y “resucitados” muchas veces esta semana.

Saif, según los rebeldes, había sido arrestado, pero el hijo de Gaddafi reapareció en Trípoli donde siempre había estado al frente de un contingente de leales.

Sin duda, la historia más increíble en medio de la guerra fue el “arresto de Gaddafi”, el pasado 23 de agosto, noticia que fue confirmada por la Corte Penal Internacional: el mismo Gaddafi se encargó de desmentir su arresto cuando al otro día reaparecía con un discurso radial proclamando “victoria o muerte”.

LAS MASACRES

Al menos 300 víctimas civiles fueron ejecutadas en grupos durante los últimos tres días por fuerzas leales a Gaddafi, en medio de su retirada de Trípoli, evaluaron este domingo combatientes rebeldes consultados por la prensa extranjera.

El viernes último en cercanías del complejo de Bab al Aziziya, se tuvo noticia del hallazgo de una primera fosa común con 35 cadáveres, en su mayoría mujeres y niños, supuestamente asesinados por militares del régimen en retirada.

Luego tuvo difusión masiva la masacre de Abu Salim, barrio capitalino bastión del regimen, en cuyo hospital destruido se encontraron cerca de 90 cuerpos amontonados. Se trataba de pacientes del hospital, todos asesinados de un solo tiro en la cabeza y abandonados a la intemperie.

El sábado se agregó un nuevo descubrimiento macabro: al menos 53 cadáveres carbonizados en cercanías de la base de la 32da. Brigada, cuerpo militar guiado por Khamis Gaddafii, ubicado en la ruta hacia el aeropuerto, en el barrio de Salah Eddin.

En una barraca, los esqueletos se cuentan por decenas, mientras en el exterior otros cadáveres no quemados se presentaban con los pies y las manos atadas. “Los muertos son 167, lo puedo asegurar al 100%”, dijo una fuente que pidió anonimato. “Mi hermano pertenecía a la 32da. Brigada, ahora desertó y está en un lugar seguro. Tuvo que participar obligado de la masacre”, explicó.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Ene 2017

Primer premio

1 5 0 2

CABB

Serie: 19 Folio: 5

2o premio

4686

3er premio

9944

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código