CUMBRE EN IRAK

El mundo árabe, entre el miedo y la revolución

Únicamente acudirán a la cumbre 10 jefes de Estado, menos de la mitad de los 22 países que forman el grupo.

La Liga Árabe celebra hoy jueves en Irak su primera cumbre desde el inicio de las revoluciones prodemocráticas de hace un año. Pero en Bagdad faltarán varias caras conocidas. Algunos de los antiguos líderes están en el exilio, como el tunecino Ben Ali, mientras que el egipcio Hosni Mubarak fue a parar a la cárcel y el libio Muammar al Gaddafi acabó en el cementerio.

También el yemení Ali Abudullah Saleh perdió el poder, pero al contrario que sus antiguos colegas, puede moverse libremente por el país. Y quien no fue invitado en esta ocasión es el presidente sirio Bashar al Assad, cuyo régimen fue excluido hace meses de las actividades de la Liga Árabe.

Muchos de los mandatarios árabes de antiguo cuño renunciaron a asistir a Bagdad. De hecho, solo acudirán a la cumbre 10 jefes de Estado, menos de la mitad de los 22 países que forman el grupo.

Algunos aludieron a la falta de seguridad, puesto que no pasa una semana sin atentados en Irak. Como el rey saudí Abdullah, que enviará tan solo un emisario. Otros volarán a la capital iraquí desde Kuwait, pues se niegan a dormir una sola noche en la ciudad.

Otros monarcas del golfo y presidentes norafricanos no asistirán a la cita debido a la postura suave adoptada por el régimen iraquí respecto al gobierno de Al Assad.

La oposición siria confiaba incluso hasta hace poco en que “la cumbre sea cancelada en el último momento”. Y es que, tras la reunión de hoy jueves, Irak asumirá la presidencia del grupo para el próximo año.

El miércoles, ya con un pie en la cumbre, el ministro de Exteriores iraquí, Hoshiar Sebari, defendió el derecho del pueblo sirio a la libertad y a elegir a sus dirigentes políticos. A renglón seguido rechazó, sin embargo, la intervención extranjera en el conflicto.

En Irak no se celebraba una cumbre de este tipo desde hace más de dos décadas.

Al frente de la Liga Árabe estuvo los dos últimos años el emirato de Qatar, que apoya a la oposición siria y que prolongó su mandato después de que se suspendiera la cumbre prevista para marzo de 2011, en plena “primavera árabe”.

Para el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, es vital que Bagdad acoja la cumbre de la Liga Árabe. “Es una prueba de que Irak vuelve a ser parte del mundo árabe”, afirmó hace unos días. Y su gobierno ha destinado 450 millones de dólares para la infraestructura del encuentro, que se celebrará en un ostentoso palacio.

Para evitar posibles ataques islamistas, el Ejecutivo iraquí movilizó 100 mil efectivos de las fuerzas de seguridad. El aeropuerto de Bagdad quedará cerrado al tráfico, mientras funcionarios y estudiantes tendrán una semana de vacaciones.

“Irak tiene ideas sobre Siria. Estas ideas contribuirán al plan del enviado [de la ONU y la Liga Árabe] Kofi Annan para apoyar la causa del pueblo sirio por la libertad”, apuntó el portavoz del Gobierno iraquí Ali al Dabagh, sin desglosar esas ideas.

Los diplomáticos no creen, sin embargo, que los países árabes consigan avances respecto al conflicto sirio.Y también tendrá que esperar la nueva organización del gremio, del que ya forman parte países postrevolucionarios, como Túnez o Libia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código