ENTREVISTA CON MARÍA CORINA MACHADO

‘Lo más duro sería perder el país’

La diputada venezolana no teme ser detenida, sino a que Nicolás Maduro siga en el poder, destruyendo no solo la economía sino el tejido social del país.
Machado da declaraciones a su salida del Consejo Nacional Electoral, el día que le llevaron la citación. Machado da declaraciones a su salida del Consejo Nacional Electoral, el día que le llevaron la citación.
Machado da declaraciones a su salida del Consejo Nacional Electoral, el día que le llevaron la citación.

El 17 de junio de 2014, la diputada venezolana y líder opositora María Corina Machado declaró ante la fiscalía en calidad de testigo –durante poco más de ocho horas- por un supuesto plan de magnicidio contra el presidente Nicolás Maduro. Mañana, 3 de diciembre, deberá presentarse nuevamente, en esta ocasión en calidad de imputada.

Hoy, como hace seis meses, Machado asegura que se trata de un caso fabricado y que no tiene otro objeto que el de acallar su voz de protesta por la ausencia de democracia en su país, y su grito de denuncia al mundo por la violación a los derechos humanos que sufre todo aquel que se atreve a expresar su rechazo al sistema.

De las supuestas pruebas por las que se le formulan los cargos, Machado solo conoce lo que el Gobierno dijo en junio, que tenían unos supuestos correos electrónicos en los que ella habría escrito que había llegado la hora de acumular esfuerzos y obtener el financiamiento para aniquilar a Maduro. Sin embargo, remarcó la diputada, a raíz de la solicitud de un tribunal en Estados Unidos, “se evidenció lo que toda Venezuela sabía, que esos correos eran falsos, ya que así lo señaló la empresa Google”.

Ahora, cuando tenga la oportunidad de que la asista un abogado, afirma, podrá tener acceso al expediente y ver todas las pruebas, porque sin duda “algo estará en el expediente”.

La política, que actualmente lidera la iniciativa Congreso Ciudadano –una plataforma que pretende el restablecimiento de la democracia, la libertad y la reconstrucción nacional-, tiene una medida de impedimento de salida del país, y está consciente de que en cualquier momento podría ser detenida, pero mas que temer la pérdida de su libertad, siente pavor de que el régimen de Maduro se mantenga en el poder.

Por ello, el pasado miércoles 24 de noviembre, horas después de haber ido al Consejo Nacional Electoral a exigir la renuncia de cuatro rectoras de la entidad, según Machado “claramente sumisas del oficialismo”, cuando llegaron a entregarle la boleta de citación para la imputación de los cargos nunca pasó por su mente otra opción que acudir a la fiscalía para “defender la verdad” y los derechos de los venezolanos.

¿No tiene usted temor de ser detenida cuando le imputen los cargos?

En Venezuela hay dirigentes sindicales de Guayana detenidos por exigir que se respeten sus contratos colectivos, estudiantes detenidos, periodistas detenidos... Es decir, todo el que alza su voz puede ser detenido, sin que haya delito y sin que existan pruebas... Ahora, a lo que hay que tenerle no miedo sino terror es que Maduro y su régimen permanezcan en el poder, haciéndole tanto daño a Venezuela, y destruyendo no solamente su economía, sus instituciones, sino la dimensión moral. Es por eso que nosotros tenemos no solo el derecho sino la obligación, el deber histórico de lograr la transición a la democracia de manera pacífica y constitucional. Y eso es lo que vamos a lograr.

¿Cuál es el plan?

Con la fuerza del pueblo, el pueblo organizándose, por eso es que arremeten contra mí. Porque estamos recorriendo toda Venezuela organizando a los ciudadanos, en asambleas de ciudadanos, conectando dirigentes sindicales con estudiantiles, con amas de casa, con organizaciones civiles y políticas para movilizar un país....

Insisto en la posibilidad de que la detengan. ¿No cree que sería un duro golpe para la oposición que Leopoldo López y María C. Machado no puedan seguir en la labor que usted hace hoy?

Lo más duro sería que lo que perdiéramos y se entregara sea el país, sea nuestra nación, nuestra República, que es lo que está siendo desintegrada en esta hora. Y por eso que el día que me entregaron la boleta, cuando llegué a mi casa y mis hijos me preguntaron; ¿mamá, qué vas a hacer?, en el fondo ellos ya sabían la respuesta, como la saben todos los venezolanos que me conocen. Yo voy a acudir y voy a presentarme para defender la verdad, y lo hago por mis hijos, y lo hago por todos los hijos de Venezuela y lo hago por el futuro de nuestro país… es un momento en el cual hay que mantener posiciones firmes y con la conciencia muy clara de lo que hemos hecho y por qué nos persiguen. Me persiguen porque yo digo la verdad, llamo las cosas por su nombre, y le exijo a Maduro que renuncie y animo y trabajo en movilizar a un país al que han querido doblegar.

Después de las protestas de febrero pasado, y los meses posteriores de la lucha por los detenidos, desde fuera se ve algún tipo de desintegración de los grupos de oposición, cayeron en un ‘impasse’. ¿Cómo evalúa usted la situación actual de la oposición y el trabajo de cara a seguir peleando por la democracia de Venezuela?

El régimen hoy está en su punto de mayor debilidad e ilegitimidad, precisamente por su actuación este año, cuando se le arrebató la careta y le demostró al mundo que era un gobierno represivo, que de manera sistemática y masiva viola los derechos humanos. Esto ha ido generando unas profundas contradicciones y tensiones dentro del propio oficialismo que, entre otras cosas, se reflejaron el domingo [23 de noviembre] cuando hicieron un enorme despliegue y un gasto monstruoso con recursos del Estado, lo cual es inconstitucional, para sus elecciones internas, y fue una exigua participación, menos del 10%, no se atreven a dar datos de los miembros inscritos, lo que demuestra que ya ni a punta de miedo ni de chantaje ni de recursos logran conquistar a los empleados públicos o partidarios del partido.

Por otra parte, al contrario, tenemos distintos puntos de vista, porque es una coalición democrática y plural y esa es la esencia de la democracia, pero tenemos un propósito común y actuamos para lograr ese propósito común, que es rescatar a Venezuela y construir una democracia. Algunos piensan dentro de la Mesa de Unidad Democrática que no se puede lograr un cambio político ahora, que hay que esperar hasta las elecciones presidenciales de 2019, y están en su derecho, y yo respeto esa posición. Pero la mayoría de los venezolanos que vive el drama actual y ve la urgencia del país coincide en que debemos utilizar alguno de los mecanismos que está en la Constitución para resolver la crisis política que existe en el país y que es la más profunda de nuestra historia republicana.

¿Algunos de esos mecanismos cuáles serían?

Uno es la renuncia.... Pero existen otros mecanismos. Y en el Congreso Ciudadano, que esa gran plataforma de articulación política y social que estamos construyendo, se avanza en diversas de estas vías, que no son excluyentes entre sí, son complementarias: el movimiento por la renuncia, el movimiento por la Asamblea Nacional Constituyente, el movimiento que busca la protesta y la movilización pacífica en la calle, todas son necesarias.

(La entrevista completa en prensa.com)

Más noticias de Mundo

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código