ACCIDENTE FERROVIARIO EN SANTIAGO DE COMPOSTELA

´Me quiero morir´

El conductor del tren de Alvia compareció ayer domingo ante un juez que intenta determinar qué pasó.
CHOQUE. Los vecinos y familiares levantaron un memorial en las inmediaciones del sitio del descarrilamiento. AP CHOQUE. Los vecinos y familiares levantaron un memorial en las inmediaciones del sitio del descarrilamiento. AP
CHOQUE. Los vecinos y familiares levantaron un memorial en las inmediaciones del sitio del descarrilamiento. AP

El maquinista del tren que descarriló en Santiago de Compostela, causando la muerte de 79 personas, quedó ayer domingo en libertad bajo control judicial tras declarar ante el juez, afirmaron varios medios españoles.

Francisco José Garzón Amo, 52 años, admitió ante el juez una imprudencia.

El tribunal regional de Galicia no confirmó oficialmente la información.

El maquinista fue detenido el jueves cuando, levemente herido, se encontraba en el hospital, por “presuntos delitos de homicidio por imprudencia”. Llegó al tribunal el domingo, esposado y en un coche de la policía.

Garzón dijo poco después del descarrilamiento que no había sido capaz de frenar el convoy que “venía rápido”, según un testimonio difundido por la televisión española Antena 3.

Evaristo Iglesias, un vecino que acudió rápidamente al lugar del accidente para atender a las víctimas, explicó que el maquinista le confió que iba demasiado rápido y que no consiguió frenar a tiempo.

“Decía que tenía que frenar a 80 y que no pudo, que venía rápido”, dijo el hombre. “Me seguía diciendo: ´Me quiero morir, me quiero morir, no quiero ver esto, no quiero ver esto´. Eso es algo que no paraba de decir, que no quería ver aquello”, añadió Iglesias en una entrevista difundida ayer domingo por la cadena.

Herido en el accidente, con la cara muy ensangrentada y la expresión aturdida según unas fotografías tomadas justo después de la tragedia, Francisco José Garzón Amo fue evacuado por los equipos de rescate y hospitalizado.

Una joven pasajera del tren, superviviente del accidente, Carla Serrano, contó por su parte haber visto 200 kph en el indicador de velocidad del tren que hay en las pantallas de información de los vagones.

“Justo salimos del túnel y mi novio me dijo: ´Es que vamos a 200 kph´. Entonces miré y era verdad”, afirmó a la televisión pública la joven, que volvía de Madrid donde había ido a ver una exposición dedicada a Dalí.

“Aquello era horrible. La gente estaba muerta sobre las vías”, recuerda Carla, que resultó herida leve.

79 personas fallecieron por el descarrilamiento sucedido en Santiago de Compostela el miércoles, cuando el tren no pudo trazar una curva pronunciada limitada a 80 kph.

El maquinista del tren, con experiencia desde 2003, reconoció en una comunicación por radio con la estación divulgada por el diario El País que, justo antes del accidente, circulaba a 190 kph.

La cifra de muertos por el peor desastre ferroviario de España en las últimas décadas aumentó a 79 después de que ayer domingo muriera uno de los heridos. Setenta personas permanecen hospitalizadas. De ellos, 22 en estado crítico.

El juez investigará el caso y también analizará si el tren, las vías o los sistemas de seguridad tuvieron responsabilidad en el accidente.

Más noticias de Mundo

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código