programas de resocialización en duda

Aumentan reyertas en la cárcel de Colón

El año pasado en este penal se decomisaron 123 armas de fuego, además de más de 100 objetos punzocortantes, platinas y cuchillos.

En el Centro Penitenciario de Nueva Esperanza, ubicado en Arco Iris, corregimiento Cristóbal, en Colón, las reyertas son el pan de cada día.

Allí las armas blancas y las drogas surgen como por arte de magia, y hasta el momento se han producido seis reyertas que han dejado dos muertes por la disputa que mantienen a lo interno miembros de bandas rivales.

Hasta el pasado mes de agosto las autoridades habían requisado 43 armas de fuego, más de 100 objetos punzocortantes, platinas y cuchillas, además de una considerable cantidad de droga no precisada.

Cristóbal Góndola, director del centro penitenciario, asegura que los internos han sido evaluados para darles la oportunidad de resocializarse a aquellos que tienen deseos de cambiar.

Además, agregó que se ha optado por separar a los privados de libertad que dentro de una celda mostraban comportamiento agresivo, a fin de que tomen conciencia sobre la manera de convivir en armonía por el beneficio de ellos mismos.

Pero cuando hay reyertas –al menos una por mes– los familiares de los detenidos se sienten impotentes por no poder hacer nada y solo deben esperar a que se calme la situación.

Elena Romero tiene a un familiar detenido en este centro y solo pide que “se mejore la condición carcelaria, se elimine la corrupción entre custodios y policías, y se ofrezcan más programas de resocialización”.

PESADILLA

“Me duele mucho recordar lo que viví en esa cárcel. Fue una amarga y dura experiencia que no le deseo ni a mi peor enemigo”, comentó con los ojos anegados en llanto un exdetenido llamado Rengi, quien asegura que dentro del penal “nadie está seguro 100%”.

“La situación es preocupante, pues no sabes para qué lado estar o en quién confiar, ni qué hablar para evitar tener un enemigo en el penal, pero para tu protección debes aliarte a alguien”, dice en baja voz.

Aunque asegura que lo peor es que no solo se trata de desconfiar de los detenidos, sino también de los custodios y de algunos de los miembros de la Policía Nacional, quienes también son amenazados por las bandas.

Para la sicóloga Luisa Del Cid, el trato a los detenidos es fundamental para su verdadero cambio, toda vez que son seres humanos y también necesitan atención, a pesar de los errores cometidos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código