TRADICIÓN REZAGADA

En Azuero desaparecen las costumbres de Navidad

En el olvido han quedado los arbolitos de cachito, el nacimiento de pasto natural y los juguetes artesanales.

Temas:

En el último medio siglo la tradicional Navidad, al estilo campesino, ha ido perdiendo su esencia en las provincias de Herrera y Los Santos, debido a que esta celebración ha sido absorbida por la influencia que llega desde la ciudad capital.

Costumbres como los nacimientos utilizando pasto, el arbolito confeccionado con el llamado árbol de cachito, o los juguetes hechos de manera artesanal, son cosas del pasado.

“Hoy día la Navidad ya no es la misma. No solo porque añoramos la infancia que no volverá, sino porque san Nicolás reemplazó la carreta por su trineo, y hasta acá se escucha el tintineo de su caja registradora”, sostuvo el sociólogo azuerense Milciades Pinzón.

Agregó que “lo que ganamos en civilización, lo perdimos en espiritualidad”.

ARBOLITO DE CACHITO

Antes, apenas llegaba el mes de noviembre, los campesinos se dirigían al monte a buscar un árbol de cachito, que en diciembre usarían como arbolito de Navidad.

Este árbol, llamado así por los cachitos que tiene en sus ramas, parecidos a los que generalmente tiene el ganado, era cortado y dejado en el potrero hasta que las hormigas que en él habitan, se fueran.

A los días, el árbol era recogido y llevado a la casa o al rancho, en donde niños y adultos lo decoraban con figuritas sacadas de revistas o con los envases de los litros de leche que eran abiertos en sus cuatro costados, aplastados, y pintados con algún motivo navideño.

Pero ahora, su lugar lo ocupan los importados pinos naturales y de plástico.

JUGUETES manuales

Los que tampoco han podido resistir la comercialización de la Navidad, dice Pinzón, son los juguetes.

Añadió que han sido muchos los juguetes que con el paso de los años han quedado en el olvido, como la carretita y su yunta de bueyes, los trompos conocidos como el macho y la mona, el molinete, la cometa, el caballito de palo, el cacho de palma, los zancos, el zumbador de platillos y los barcos hechos del árbol de jobo, entre otros.

Evidentemente, aduce el sociólogo, los juguetes estaban acompañados casi siempre por juegos colectivos, en los que el trabajo en equipo socializaba al niño en el desempeño de futuras faenas comunitarias.

Entre estos juegos mencionó la lata, rayuela, las penitencias y la tradicional pájara pinta.

“Largo sería enumerar todo un conjunto de actividades que incluían una gran variedad de eventos. Se trataba de juegos, juguetes, cantos y trabalenguas”, manifestó Pinzón.

Lo cierto es que el niño y sus juguetes estaban integrados a un sistema social que respondía a sus necesidades de crecimiento interior y de proyección comunitaria.

Todos estos juguetes, adujo, no venían hechos, no estaban prefabricados, ni lucían una etiqueta que decía “Made in”, y lo atrayente era el hecho de que el niño participaba en su elaboración y era libre de edificar su propio proyecto.

“Se disfrutaban todas aquellas cosas porque el pequeño era fundamentalmente un creador, un artesano en el pleno sentido de la palabra, un infante que aprendía haciendo, y en donde el arte formaba parte de su vida cotidiana”, dijo.

En tanto, Teófilo Barría, un campesino que vive en la comunidad de Zumbón, provincia de Veraguas, recuerda que el único regalo que tuvo desde niño fue un machete para trabajar, pues en su época no había Navidad, y se divertían con juguetes de palo que construían.

Barría afirmó que en su infancia no había ni electricidad en el rancho de sus padres, por lo que tenían que alumbrarse con lámparas de querosín, mientras que desde joven ha tenido que trabajar, pues era la única opción para poder ganarse la vida.

Por su parte, Pinzón aseguró que le inquieta la desnaturalización y enajenación crecientes que representan los juguetes de hoy.

Aclaró que no se trata de que todo tiempo pasado fue mejor, sino de las consecuencias que se derivan de existir juguetes fuera de contexto social, carentes de significado trascendente y propiciadores de una diversión hueca.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código