En el Día de la Tierra, la laguna de Matusagaratí clama por sobrevivir

La legendaria laguna de Matusagaratí desaparece gradualmente, por lo que muchas especies se han ido a otras zonas o han desaparecido.
DEVASTACIÓN. Aún se pueden ver los troncos secos de árboles del humedal, que han ido drenando y rellenando. DEVASTACIÓN. Aún se pueden ver los troncos secos de árboles del humedal, que han ido drenando y rellenando.
DEVASTACIÓN. Aún se pueden ver los troncos secos de árboles del humedal, que han ido drenando y rellenando.

Cada año ambientalistas y la población común que le gusta cuidar el entorno ven el Día de la Tierra como una fecha especial.

“Pero este día no solo debe ser el 22 de abril de cada año, debe ser diario”, señaló Manuelito Barrios, un pequeño de nueve años y vecino de Santa Librada, en Metetí, en un programa ambiental transmitido por Voz sin frontera, la emisora de la Iglesia católica en Darién.

Manuelito se queja de que Santa Librada, donde él vive, ha sido convertida en potrero, pese ser un área protegida. Sus padres le cuentan que cuando todo era verdor y natural, al patio de su casa llegaban patos salvajes y estos formaban parte de la dieta familiar. Él no los pudo conocer, pues desaparecieron del humedal.

Los promotores de este programa educativo señalan que a diario se observan protestas de la población por la destrucción de áreas que son protegidas y se transforman, de la noche a la mañana, en áreas de construcción, pastos de extensión, sembradíos de arroz y otros cultivos perennes como la palmera africana, que en el caso de Darién es el nuevo boom del que viven los vecinos de la laguna de Matusagaratí.

Herida de muerte

En el caso particular de este humedal, que se extiende desde Canglón, Santa Librada, bordeando parte de los ríos Chucunaque, Tuira e Iglesias, hasta el delta del Tuira, cubriendo 49 mil 422 hectáreas, y en donde se unen varios ríos y recibe el baño del océano Pacífico, hoy sufre heridas de muerte por todos lados, señaló la ambientalista Ligia Arriaga.

Ecuatoriana, periodista ambiental de profesión radicada en Darién, es la única que levanta la voz a diario por la conservación de este importante humedal y otros lugares que se han visto afectados considerablemente por la voracidad de la frontera agrícola, que avanza indiscriminadamente y que a este paso le quedan pocos años para desaparecer.

La rodean pastos, arrozales extensos y muy pronto plantaciones de palma africana.

Arriaga señala que en la actualidad esta laguna se ha visto afectada debido a que le han reducido su espacio inundable, al practicarle grandes rellenos y drenajes para secar el agua que se acumula y mantiene el área húmeda. Dado que está desapareciendo gradualmente, muchas especies zoológicas se han trasladado a otras zonas o han desaparecido.

Ceguera de la Anam

Para la ambientalista Arriaga, aunque la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) manifieste siempre que los terrenos de arrozales que sobrepasan las 9 mil hectáreas no están dentro de la laguna, los darienitas saben que esto era un humedal y que en el acaparamiento masivo que se dio de la laguna, entre 2005 y 2009, se dieron cambios en los límites.

Agustín Corrales, actual administrador de la Anam, dijo que cuando llegó a la dependencia toda esa zona en mención estaba titulada, por lo que desconoce sí se corrieron los límites de la laguna. No obstante, aseguró que ahora sí se están señalizando los límites reales del humedal, para evitar se continúe con el avance de la frontera agrícola.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código