GARACHINÉ, DARIÉN

En busca de paz y seguridad

La falta de empleo y una oferta educativa hizo que muchas familias darienitas emigraran a la capital y Colón en el pasado.
Al reencontrarse con su máquina de coser, Carlos Chorche, sastre y exbotero del Canal, confiesa que en la capital hay mucha violencia. ESPECIAL PARA LA PRENSA/isabel Castro. Al reencontrarse con su máquina de coser, Carlos Chorche, sastre y exbotero del Canal, confiesa que en la capital hay mucha violencia. ESPECIAL PARA LA PRENSA/isabel Castro.
Al reencontrarse con su máquina de coser, Carlos Chorche, sastre y exbotero del Canal, confiesa que en la capital hay mucha violencia. ESPECIAL PARA LA PRENSA/isabel Castro.

En la calle central de Cocalito, Garachiné, residen los esposos Chorche. Ambos darienitas que llevaban décadas de vivir en la ciudad capital, pero hace un par de años retornaron a su pueblo natal, de donde dicen no regresarán a Panamá, pues aquí están felices.

Carlos Chorche, graduado de sastre en sus años mozos, relata que nació en Garachiné y sus padres emigraron a la capital para que los hijos pudieran estudiar. Él se preparó en sastrería, dado que décadas atrás era un buen negocio, tanto para hombres como para damas.

Trabajó 15 años como sastre y vivía holgadamente de su oficio, pero entonces un enemigo del arte de la sastrería y los modistos apareció en el horizonte: la importación de ropa confeccionada en la industria de maquila en Taiwan.

Todo llegaba hecho, pantalones, camisas, blusas, vestidos y otras prendas de vestir, lo que acabó con las fabricas de ropa y con los talleres artesanales.

Dejó aguja y dedal

Fue entonces, dice, que no tuvo otra alternativa que buscarse una nueva forma de ganarse la vida y el hecho de haber nacido en pueblo costero, saber manejarse en el mar y en embarcaciones le facilitó que le contrataran como botero en la Comisión del Canal de Panamá.

Fueron 31 años como botero, pero nunca olvidó la sastrería. Luego llegó la jubilación y decidió retornar a su natal Garachiné con su esposa, y luego de construir una cómoda casita observó que nadie practicaba la sastrería y decidió retomar el viejo oficio de la aguja y el dedal.

Actualmente, Chorche hace reparaciones de ropa, cortinas y uno que otro pide el corte de bastas o entalle de pantalones. “En este pueblo se vive muy feliz, a nuestra edad necesitamos tranquilidad, me siento útil y activo”, comenta mientras le da pedal a su máquina.

Retorno a tiempo

Si bien Carlos es garachineño, acostumbrado a la costa, su esposa Elvia de Chorche es yavizana, criada junto a grandes ríos como el Chucunaque y el río Chico.

Para la señora Elvia, residir en este pueblo frente al mar es sentirse realizada y tranquila, porque en la capital hay mucha violencia y para ella vivir encerrada era traumático. “Sin meditarlo mucho seguí a Carlos a Garachiné, y aquí estamos”.

migración darienita

Por ser la provincia más distante y menos desarrollada, Darién mantuvo una densidad demográfica muy baja y la emigración a la capital u otras provincias fue una constante.

Por ejemplo en 1990, la población de Darién era de 43 mil 832 habitantes, lo que arrojaba 2.63 habitantes por kilómetro cuadrado. Ello cambió en 2010 cuando se registraron 48 mil 378 personas, lo que da una densidad de 4.1 habitantes por kilómetro cuadrado.

No obstante, aún falta mucho por hacer para que la población de Darién se quede y no abandone el futuro de la provincia.

Un estudio de la Unidad Técnica del Programa Panamá-Darién, hecho por el Gobierno en 1975-1978, encontró que la emigración de los negros darienitas hacia las ciudades de Panamá y Colón se debía a la busca de mejores empleos y educación.

En las décadas de 1940 a 1960 esta situación se hizo notable, indica el estudio, cuando se movilizaron muchas familias hacia Colón y Panamá, en pos de plazas en el Canal y muelles aledaños.

Una de las poblaciones con mayor número de emigrantes fue Garachiné. En el censo de 1980 se detectó que el poblado con mayor número de graduados a nivel medio y universitario era Garachiné, con 62.

Tesis y sugerencias

Los economistas Errol Álvarez y Edgardo Sánchez expusieron en su tesis de grado, titulada Estudio socioeconómico de la provincia del Darién y sus alternativas de desarrollo, que la integración de Darién al resto de Panamá se logrará en la medida que los panameños se ocupen efectivamente de estas tierras.

Plantean que se debe procurar una migración ordenada, dotarla de infraestructura vial, red sanitaria, electrificación, centros escolares y hospitales, lo que motivará a la población a quedarse y no salir como lo hizo hace 45 años Carlos y Elvia de Chorche.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código