NORTE Y SUR DE VERAGUAS

La ´leishmaniasis´ dejó de ser endémica

Vecinos de Mariato, en el litoral pacífico, han enfermado de este mal que era propio de la vertiente atlántica.
Las huellas que deja el microbio de este flagelo en nuestros campesinos no solo son dolorosas, sino antiestéticas. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Ismael Hernández. Las huellas que deja el microbio de este flagelo en nuestros campesinos no solo son dolorosas, sino antiestéticas. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Ismael Hernández.
Las huellas que deja el microbio de este flagelo en nuestros campesinos no solo son dolorosas, sino antiestéticas. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Ismael Hernández.

La leishmaniasis es una enfermedad muy conocida en las regiones campesinas e indígenas del norte de Santa Fe, en Veraguas, pero que en el último año cruzó hacia el sur, a Mariato, donde cada semana se registran tres o cuatro casos, principalmente en niños y varones adultos que trabajan en el campo o la montaña.

Desde hace mucho es común ver a los habitantes de la región de Calobévora, Alto de Piedra, Guabal, Río Luis y otras en el norte de Santa Fe, así como de la comarca Ngäbe Buglé, con llagas en las manos, brazos y en la cara, producto de la enfermedad que cada día gana terreno entre la población humilde.

Incremento

Juan Duarte, residente en la comunidad de Quebrada El Nance, en Santa Fe, y quien labora en el colegio de Alto de Piedra de esta región, narró que a fines de enero observó que en su mano derecha le apareció una mancha roja, que luego pasó a ser un grano pequeño. Cuando se convirtió en una llaga acudió al centro de salud y luego de unos exámenes se confirmó que se trataba de leishmaniasis.

De acuerdo con Duarte, el mal lo contrajo por la picadura de una chitra, mientras hacía trabajos de campo.

Actualmente recibe tratamiento en el centro de salud de Santa Fe para controlar el avance del contagio.

Al igual que Duarte, mucha gente en esta región lleva en su cuerpo las marcas de la leishmaniasis, flagelo que es común debido a la presencia del vector (chitra) u otros que son endémicos.

En esta región, ya se contabilizan cerca de 50 casos en el norte de Santa Fe, sumados a los de Mariato.

Muchos nombres

En las comunidades ya están muy familiarizados con la enfermedad y la llaman con nombres como “ya te veo”, “ya te vi”, “te picó”, “picada de mosca”, “picada de bejuco” y otros. La razón del aumento de casos de la enfermedad se debe a que viven en una zona boscosa y húmeda, endémica para la chitra o mosca que transmite el parásito conocido como leishmaniasis, causante de los granos, llagas y úlceras, una vez que se aloja en la piel de las personas.

El parásito se incuba de 20 a 90 días, luego aparece un grano pequeño en la piel, que crece sin dar dolor. Pese a que los principales efectos de la leishmaniasis son físicos por las cicatrices que quedan, si no se recibe un tratamiento oportuno para controlar el avance de las úlceras, las lesiones pueden ser mayores en las mucosas nasales, lo que deriva en la desfiguración del rostro.

Lucha médica

Jaime Izaga, médico general en el centro de salud de Santa Fe, aseguró que en los meses que lleva trabajando en la región se han atendido casi 25 nuevos casos.

El centro de salud de Santa Fe es como una escuela en el tratamiento de la leishmaniasis, dado que la población más afectada es la de los infantes menores de dos años procedentes, no solo del norte de Veraguas, sino de algunas comunidades de Bocas del Toro y de la comarca Ngäbe Buglé, que llegan a recibir atención, por estar geográficamente mejor ubicado, indicó Izaga.

Blanco fácil

El médico aseveró que los niños de cero a dos años son blanco fácil de la chitra portadora de la leishmania, debido a que la mayor parte del tiempo están sin ropa y no tienen la destreza de espantar la mosca.

En el caso de los adultos, se debe a que por sus actividades agrícolas deben internarse en áreas boscosas y húmedas, hábitat de esta chitra, que también se encuentra en la corteza de árboles, cuevas y troncos caídos, indicó el galeno.

Izaga dijo que la mayoría de los afectados que llegan al centro de salud lo hacen cuando la enfermedad ya está avanzada, con lesiones ulcerativas, excavadas y con complicaciones por infecciones sobre agregadas.

Muchos casos son atendidos en los puestos de salud y a través de giras médicas que realiza el Ministerio de Salud (Minsa), en las que se enseña a la comunidad y se le explica algunas medidas a adoptar para disminuir el riesgo, como es el uso de mosquiteros, camisas manga larga, repelentes y evitar las zonas donde se da la presencia de estos insectos, sobre todo en horas del amanecer y del atardecer.

El médico advirtió de que el tratamiento de elección en esta región es el Glucantime, fármaco de uso delicado y para su aplicación debe calcularse la dosis de acuerdo al peso del paciente.

Deforestación

La introducción del ser humano en las zonas donde habita el vector de esta enfermedad lo hace vulnerable y ocasiona que se convierta en parte de su cadena de alimentación.

Mientras aumente la deforestación y se acabe con los animales de cuya sangre se alimenta la chitra causante de la leishmaniasis, aumenta la posibilidad de que esta busque su alimento en las personas.

Esto está ocurriendo en la región sur de Mariato, en la que ya se detectan casos de la enfermedad, que antes solo era endémica en la vertiente del Atlántico y que ahora se trasladó hacia la del Pacífico veragüense, acotó Izaga.

Estadística

En 2013 se infectaron 40 personas entre niños, jóvenes y adultos, de los cuales 26 fueron varones y 14, mujeres. En este año ya van alrededor de 50 casos en los distritos de Santa Fe, en el Atlántico, y Mariato, en el Pacífico de Veraguas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código