RECORDATORIO. Fernando Eleta Almarán

El último patricio

El viernes pasado descansó mi suegro y yo perdí un amigo.

Escribir sobre sus logros sería repetir lo ya dicho. Prefiero contar episodios de su vida, amasados en la intimidad del trato familiar; donde compartimos aficiones, lecturas y admiración por las cosas del saber.

Don Fernando estuvo dotado de gran inteligencia, fraguada en una racionalidad inclemente y una pasión por lo preciso. De adolescente, en Málaga, llevaba detallada cuenta de sus visitas al confesionario, los pecados y las penitencias impuestas. Con ello logró acorralar a su confesor con una tabla demostrando la falta de correlación entre los pecados y las penitencias, tildándolo de anticientífico y ganándose la expulsión del colegio. La sanción pudo menguar su fe, pero jamás su pasión por la correlación y la causalidad.

Stanford y MIT le dieron una formación clásica liberal y además amoblaron esa cabeza con las herramientas para potenciarse en la vida empresarial y pública. En la industria televisiva los números y teorías de don Fernando crearon el estándar para la formulación de tarifas, evaluación de ratings y distribución de beneficios en la cadena de valor. En la industria hípica, sus algoritmos y conceptos para la equitativa repartición de beneficios entre dueños, hipódromo y criadores fueron también el estándar. Dicen los veteranos que la regla de cálculo de don Fernando era más temida que un machete bien afilado.

Esa cabeza y esa racionalidad también estuvieron al servicio del país al menos dos importantes veces. En 1958, como ministro de Hacienda, diseña y lidera la primera emisión de bonos soberanos del país, logrando garantizar la emisión con la anualidad del Canal. Siendo la fuente de repago el gobierno federal de EU (el de entonces.), nuestros bonos se consideraron triple A y pagamos por 35 años una tasa fija muy similar a los Bonos del Tesoro Americano.

Don Fernando vuelve a “cambiar el juego” cuando introduce en las negociaciones canaleras de 1965 la noción de valor económico de nuestra posición geográfica como parámetro para determinar una justa compensación a Panamá. Contrata a una prestigiosa firma asesora gringa para cuantificar ese valor. De allí y para siempre las negociaciones cambiaron radicalmente; de argumentos llenos de retórica política a una discusión cuantitativa y racional que nos ha producido inmensos beneficios.

Extrañamente, con prestigio, liderazgo, “charme” y estampa y una imbatible maquinaria de medios a su disposición, don Fernando nunca aspiró a puestos de elección popular. Hubiese sido un presidente de lujo, torturador de burócratas; y seguro Panamá hubiera estado en la portada de Fortune, Geo y del Hola a la vez.

Pero, como genuino patricio sirvió cuando se le pidió y prefirió dedicar su dinero, su genio y su enorme capacidad de arrastrar gente, hacia lo que lo apasionaba. Quería un país conectado y crea radio y televisión, quería un país educado en la mejor tradición de la ciencia y la filosofía y se sumergió a crear la Ciudad del Saber. Quería que todos disfrutáramos de la magnificencia de los quetzales en los bosques de Chiriquí, y creó Ancón. Y así.

Además de su cariño, extrañaremos su humanismo y su intelecto. Las largas sobremesas donde debatíamos el impacto del “cero” en el desarrollo de la civilización, los remedios de la pobreza, o si era posible sostener una sociedad equitativa y a la vez democrática.

Quiso sobre todas las cosas ser recordado como un hombre del agro y la hípica. Amó las montañas. Hizo del Haras Cerro Punta su Nirvana. Allí reposa ahora, entre pura sangres como él. Dejando en su lápida una sola frase que no dice nada y dice todo; “Criador de Caballos”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

25 Jun 2017

Primer premio

8 9 8 4

BBAD

Serie: 21 Folio: 4

2o premio

6710

3er premio

5570

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código