AVANCES

Acreditación de la educación superior: Mariana A. de McPherson

Hace más de 50 años, los países industrializados iniciaron esfuerzos para evaluar las universidades e instituciones de educación superior, así como los programas que ofrecían. Chile, en 1990, fue el primer país latinoamericano en iniciar las prácticas de regulación y evaluación de la calidad de la educación superior. Algunas otras agencias se crearon, luego, en México, Bolivia, Argentina, Ecuador, Colombia, Paraguay, Brasil, Uruguay, Perú y El Salvador, entre otros países.

En 1937, como República, contábamos con la Universidad de Panamá. En 1965 se creó la Universidad Católica Santa María La Antigua. Luego se fundaron otras estatales y múltiples particulares. Ante una laxa legislación y la demanda de estudiantes por ingresar, hubo períodos en los que se crearon hasta 15 universidades particulares. Dada la baja calidad de los egresados, se propuso una transformación en el sistema educativo, en 1979. Lamentablemente, gremios docentes, empresariales y estudiantiles, entre otros, rechazaron la propuesta y el país siguió con su atraso educativo.

A partir de la década de 1980, se desarrollaron muchos diálogos nacionales que coincidieron con varias alternativas para solucionar el problema educativo. Algunos de estos cónclaves incluyeron todos los niveles del sistema. No obstante, variados factores obstaculizaron acciones significativas por parte de los gobiernos y ministros de educación de turno.

Entre los factores que redujeron la calidad de las universidades podemos citar, la gran cobertura nacional de estudios secundarios sin control de su calidad bajó el perfil de los estudiantes que ingresaban a la universidad. Y algunas universidades para brindarle al joven la oportunidad de seguir superándose, incorporaron cursos de nivelación, bajaron la exigencia a estudiantes de primer ingreso, redujeron la profundidad o extensión de algunos cursos, etcétera.

Además, pocas universidades requerían ciertos requisitos académicos de ingreso, especialmente, en carreras como medicina e ingeniería; la demanda por estudios universitarios aumentó, ante el incremento de graduados del nivel medio en casi todo tipo de bachilleratos; el número de universidades particulares creció, dada la facilidad de creación. Esto generó la competencia entre ellas, originando la oferta de planes cortos, baratos, menos exigentes, a veces en perjuicio del desarrollo adecuado de las competencias de los futuros profesionales.

Por otra parte, la tecnología facilitó la educación a distancia. No obstante, no todas las universidades controlaron esta modalidad para asegurar el aprendizaje. Al cerrarse el círculo, profesionales formados con falencias pasaron a laborar en diferentes sectores productivos, incluyendo la docencia en distintos niveles del sistema educativo, inclusive en la educación superior.

La buena noticia es que la Ley 30 de 20 de julio de 2006 creó el Sistema Nacional de Evaluación y Acreditación para el Mejoramiento de la Calidad de la Educación Superior Universitaria. Su organismo rector, es el Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria de Panamá (Coneaupa). El país puede estar orgulloso, porque se desarrollaron los procesos de acreditación para asegurar la calidad de las universidades y, pronto, los otros niveles del sistema se abocarán a los mismos procesos, para asegurar la calidad de la educación del país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Jul 2017

Primer premio

6 4 1 5

BADC

Serie: 16 Folio: 8

2o premio

0129

3er premio

3908

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código