AMBIENTE

¡Adiós a los culecos!: Ricardo Azcárraga Limnio

Hace poco hubo una convención climática de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en París, Francia; mucho más productiva que la cumbre sin lumbre realizada en Panamá, este año. Pero eso es harina de otro costal. Según el US News & World Report, de 195 países solo 11 no ofrecieron promesa de cooperación para detener las emisiones de carbono (CO2).

Hubo una gran comitiva panameña, encabezada por el presidente Juan Carlos Varela, y la ministra del Ambiente, Mirei Endara, entre otros nombres importantes. Pero el resultado para los panameños es que hemos sido nombrados en otra lista gris, entre países en guerra o con mandatarios locos, como Corea del Norte, que está separada del mundo y que no participa en ninguna actividad de la ONU, Venezuela, Siria, o países pequeños y hasta desconocidos, como Timor del Este, Tonga, St. Kitts y Nevis.

Así es Panamá, que quiere ser parte del primer mundo, que ha tenido un crecimiento económico espectacular, y que se hizo, públicamente, aliado a los países de primer mundo involucrados en la guerra contra el terrorismo, ¿no quiere cooperar?

Señor Presidente, le puedo sugerir algo que podemos hacer: Eliminar, de una vez y para siempre, la actividad más retrógrada que cometemos en nuestro hermoso istmo: los culecos o mojaderas de los carnavales. La mojadera ocurre durante los cuatro días del Carnaval, en todas las ciudades y pueblos que lo celebran. Consiste en botar agua potable por cuatro horas o más, durante las horas más calientes del día, produciendo así evaporación, lo que a su vez produce más calor.

Tengo que objetar esta actividad, porque hemos pasamos todo este año viendo vacas flacas o muertas en la península de Azuero. Sin embargo, cuando faltan dos meses para la celebración de los carnavales, las reinas de las tunas anuncian en las noticias que habrá culecos.

Botar agua, simplemente, es inaceptable e irresponsable, si sabemos que hay comunidades en Panamá que no tienen acceso al preciado líquido. En especial, si tenemos que regar arbolitos para reforestar la seca península, y si sabemos que se espera la peor sequía hasta ahora registrada a causa del fenómeno de El Niño.

A los azuerenses les sugiero: Primero que todo, dejen de cortar los árboles, porque hasta las vacas flacas sedientas, que ustedes crían, necesitan la sombra que los árboles nos regalan, entre otras muchas cosas. Segundo, que cambien esa actividad a una más limpia y productiva para que no sufran más escasez. Siembren, pongan a las tunas a reforestar sus pueblos. Recojan la basura de las calles y playas, sobre todo, alrededor de los ríos. Los carnavales podrían ser una celebración de arte, folclor y respeto por la naturaleza. Quizás mi sugerencia no tenga el calibre de las promesas que ofrecieron otros países para ayudar a contrarrestar el problema mundial que vivimos, pero haríamos un cambio excelente para respetar la vida y necesidades de los bebés y ancianos panameños que viven en comunidades sin el acceso al preciado líquido.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código