MAL EJEMPLO EN LAS REDES SOCIALES

Adiós al funcionario inconsciente: Esther de la Fuente Sáez

El gran aumento de usuarios de las redes sociales y su alcance, no solo local sino mundial, obliga a que desde el presidente hasta las instituciones gubernamentales tengan cuentas, al menos en Twitter y Facebook que, bien o mal manejadas, ofrecen a los usuarios la oportunidad de conocer las actividades que se realizan y hasta le dan la oportunidad de interactuar. ¿Y qué pasa cuando el usuario no es muy respetuoso con la cuenta del gobierno? Leí por ahí que recomiendan bloquearlo, lo que me parece absurdo porque es “limitar” su acceso a dicha entidad. A mi criterio solo debería ignorarse.

Un famoso “respeta HP” marcó el inicio de una etapa de irrespeto del servidor público hacia el usuario. Es cierto que el usuario muchas veces se pasa, ya sea dando la cara (usando en su perfil su nombre real) o a través de los famosos calls centers. Sea como sea, el funcionario de alto o bajo mando es la cara de Panamá, por eso, lejos de que aleguen que utilizan cuentas personales, ellos deben ser conscientes de que forman parte del equipo que gobierna y dar el ejemplo, en vez de mofarse, insultar o compartir memes que mencionan a exfuncionarios o rivales políticos.

El funcionario “público” (y disculpen que use la redundancia, pero me encanta) debe tener presente que aun fuera de sus horas laborales, sus actos se ligan a la marca que representan: Panamá. Para ponerlo fácil: Si un colaborador de una empresa de gaseosas, digamos que un repartidor, se burla de otra empresa competidora en sus redes sociales, tengan por seguro que sería sancionado (en el mejor de los casos), a pesar de que haya utilizado su cuenta personal y lo haya hecho en su tiempo libre. Debería haber una regulación que, lejos de “coartar la libertad de expresión”, garantice el respeto y convierta los señalamientos o acusaciones en discusiones de adultos profesionales, con fundamento y sin burlas.

La cabeza debe dar el ejemplo. A diferencia del gobierno pasado, con relación a este punto debo reconocer que hasta hoy no he visto (al menos en las redes sociales oficiales) ofensas por parte del presidente, ni “dime que te diré”. Entonces, ¿por qué otros servidores, a los que le pagamos el salario, ofenden a los demás y no siguen el ejemplo? Si por su propia voluntad no utilizan el sentido común para comunicarse, debería haber reglas para que se comporten a la altura. En días pasados (solo por poner uno de tantos ejemplos) tres diputados se tuiteaban entre ellos, burlándose de una colega. Esto, en diferentes escenarios y con diferentes actores, es algo que ya se ha vuelto costumbre y lo vemos como “normal”, pero no debemos permitirlo.

Como una usuaria normal y corriente, yo soy embajadora de mi marca, es decir, de mi nombre, pero en el caso de los funcionarios cada paso que den señala inmediatamente a Panamá. Creemos conciencia y ojalá este tema sea regulado, para beneficio del país. @ettyfontaine

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código