DUDOSA CALIDAD

´Agua que no has de beber ...´: Amarilis A. Montero G.

“¿Por qué el agua sabe a tierra?” es la pregunta que nos hacemos los consumidores del agua que nos manda la potabilizadora de Chilibre en la ciudad capital. “¿Se puede consumir?”, preguntamos a continuación. Los directivos del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan) reiteran que es apta para el consumo y que no representa ningún riesgo para la población. Pero, admiten que tiene un sabor a tierra, pero desconocen qué lo causa. Y si tenemos duda, hay que hervirla y colarla.

Con semejantes respuestas, ¿qué hacer? ¿Hervirla hasta que deje de tener mal sabor? ¿Gastar lo que nos queda de dinero en botellas de agua? Ambas alternativas representan un gasto extra de tiempo y dinero. En vez de reclamar por un servicio óptimo y seguro del agua que consume la población capitalina, buscamos la salida rápida de abastecernos de agua embotellada para evitar una complicación sanitaria. Y si así estamos, ¿cuál será el futuro del funcionamiento del Idaan? Se comenta y hasta asegura, en algunos casos, que el servicio será privatizado. Y no quisiera imaginarme lo que esto representa, sin embargo, hay que pensar en lo que puede venir si no enfrentamos este problema.

Ya me parece ver en un futuro a nuestros hijos y su descendencia comprando agua como compramos gasolina ahora. No me extrañaría que hasta racionada estuviera. ¿Cómo se puede vivir con agua racionada, escasa, de mala calidad o sumamente cara para comprar? Los países con más riqueza hídrica serían los más poderosos del planeta, ya que controlarían al mundo con el suministro de agua. Tendríamos que voltear la mirada a nuestros ríos y afluentes para tener una idea de la escasez de agua que ya tenemos. Hay que añadir, además, el factor humano que hace que la ciudad de Panamá tenga un servicio de agua deficiente. La forma en que se están llevando a cabo los trabajos del Metro es uno de ellos.

Las obras para construir el sistema del Metro están resultando en roturas de tuberías y el consiguiente corte del suministro del agua. El último corte ocurrió en San Miguelito, hace unos días, y desde ese momento hemos tenido el agua con sabor a tierra. Aquí hay una combinación de falta de comunicación, ineficiencia e irresponsabilidad por parte de los contratistas y los funcionarios del Idaan. Y la población paga las consecuencias de estar sin agua por horas y con el temor de que pueda regresar con turbiedad o mal olor. Es una historia que se repite sin que nadie encuentre una solución a este problema.

Mientras tanto, los comercios están esperando a los compradores de agua y los residentes de barrios marginales a un camión cisterna que se apiade de ellos. Aunque siga las instrucciones de algunos expertos de dejar correr el agua hasta que sepa mejor, siento que esto no funciona. Más bien vamos a tener que seguir el refrán: “Agua que no has de beber, déjala correr”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código