INSTITUCIONALIDAD, EN PEDAZOS

Agua... guaro y campana...: Daniel R. Pichel

Mientras la nación se debate ante la incertidumbre de cuántas reinas habrá en los carnavales de Las Tablas, y define la paradoja de desperdiciar o no miles de galones de agua para llevar a cabo los imprescindibles culecos, la tan cacareada institucionalidad se resquebraja a pedazos ante nuestros ojos.

Los últimos 15 días han sido como un extracto de ipecacuana para cualquiera con el más elemental sentido de la ética. La podredumbre ya no solo proveniente del gobierno pasado, sino que el actual, parece que ha decidido demostrar no ser menos que los anteriores. En fin, un asco...

Para comenzar, la policía detiene un auto con placa de la Asamblea por una infracción. Los agentes, al revisar el auto, encuentran que hay dentro unos paquetes con droga. Como es de esperarse, el diputado propietario de la placa aclara que es uno de sus asistentes quien maneja el auto, y que él no es responsable de lo que encontraron dentro. No hay que ser un genio para entender que, al margen de quién sea el dueño de los paquetes, el responsable de la placa -que implica derechos especiales- debe responder por el uso que se le de a la misma.

Como resultado, alguien solicita que a los diputados se les elimine el beneficio de las placas especiales. Ante este abuso, algunos de nuestros ejemplares padres de la patria se niegan a entregar sus placas. Porque siendo ellos tan eficientes... ¿Quién puede osar quitarles prerrogativas a estos señores?

Como si aquello fuera poco, uno de los magistrados de la CSJ se soltó como punto de media en uno de los noticieros de la mañana. Contó los entresijos de la sorpresiva reelección del cuestionado presidente de la CSJ, sospechosamente candidateado y apoyado por los dos magistrados que acababa de nombrar el ejecutivo. Además, el “magistrado acuseta” mencionó puntualmente la intromisión del Ejecutivo en fallos judiciales (lo cual todos los panameños hemos sospechado desde hace más de 20 años). Por supuesto, el revuelo no se hizo esperar. El presidente de la corte (la minúscula es a propósito), solicita que la asamblea (sí, la misma de la placa narcotraficante), investigue las acusaciones. Como es normal, la comisión de Credenciales decide no investigar nada… Porque, aunque no lo dirán, no vaya a ser que la corte los investigue después a ellos.

Este sainete judicial se parece a lo vivido en 2005, cuando el magistrado Arjona (uno de los pocos que ha sido percibido como una persona recta) hiciera serias denuncias sobre la conducta de sus compañeros de corte (según la acepción 2-4 del DLE). Ya entonces, no pasó absolutamente nada y todos miraron a otro lado. Parece que el libreto no ha cambiado.

Y para rematar, el FIS/FES/PAN/DAS sigue dando de qué hablar. La directora de la Antai denunció que se han dado contratos de forma directa, por medio del conocido método de dividir las licitaciones en pedacitos que permitan hacer expedita la contratación sin tener que pasar tediosos controles. Así, en pocos minutos, se aprobaron múltiples cheques por cantidades inferiores a los 300 mil dólares, que es la cantidad que obligaría a someter el contrato a la aprobación de la directiva de la entidad. Curiosamente, lo mismo que generó el encierro del exministro De Lima.

El cuento del PAN es de nunca acabar. Cada gobierno le cambia el nombre, supongo que para sacudirle la fama que se ha forjado a lo largo de muchas administraciones como una eficiente fuente de corrupción. Con la excusa de agilizar procedimientos administrativos, llevamos años escuchando cómo la misma institución está una y otra vez envuelta en acciones con muy escasa transparencia, y con un sospechoso hedor a corrupción. Encima, esto ocurre en actos que corresponden a uno de los proyectos insignia del gobierno, que han llamado “Techos de Esperanza” (qué raro que no le pusieron Techos de Misericordia). Los involucrados han dado la respuesta de siempre: “Todo se ha hecho conforme a la ley”. Pero señores, el problema es que hay leyes que permiten que se hagan esas vagabunderías. Lo que nos tiene asqueados no tiene que ver con leyes, sino con ética. ¿O es tan difícil de entender?…

Mientras, el presidente ha tomado la actitud más cómoda. En lo referente a la CSJ, dijo que eso es “un problema interno en el cual no opinará para respetar la independencia de poderes”. Y, sobre el PAN, pues la opinión del Ministerio de la Presidencia es que no se ha violado ninguna ley.

¿Cómo así?… En un país tan presidencialista como el nuestro, hay momentos en que quienes tienen como responsabilidad dirigir el barco, tienen que tomar decisiones y dar opiniones consecuentes con lo que ha sido su discurso. Llenarse la boca hablando de transparencia y honestidad, para pasar agachado ante estas cosas, genera dudas que no le hacen ningún favor al país ni a su imagen. Y si a eso le sumamos la percepción de que no se están resolviendo problemas y que todo está sumido en el letargo, el futuro no se pinta bien…

Aunque, pensándolo bien, nada de esto debe preocuparnos… ya la ministra de Ambiente dijo que en Panamá“sobra agua”, y guaro y campana”…

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Ago 2017

Primer premio

0 2 7 4

DDDC

Serie: 24 Folio: 6

2o premio

4193

3er premio

9820

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código