DISCURSO PRESIDENCIAL

´Ahora más que nunca...´: Ana Matilde Gómez

Frente a todas las denuncias que han ocupado los medios de comunicación (todos ellos) en el año que acaba de terminar, más allá de la descomposición social que implican estos posibles actos de corrupción desde el servicio público, es evidente que el tema del castigo versus impunidad remite directamente a la capacidad del Estado de proveer su estabilidad y respeto por la correcta administración de la cosa pública, a través de un buen ejercicio del poder coactivo que se ejecuta por medio del gobierno de turno, por detentar este el monopolio del uso legítimo de la fuerza.

Queda así más que evidente la naturaleza política de todas las cuestiones relacionadas con la política pública para prevenir, identificar y castigar las acciones que afectan, directa e indirectamente, el desempeño de los cargos públicos y el correcto uso y destino de los bienes del Estado. He allí la importancia del pronunciamiento que se haga desde la posición de un presidente, al rendir un informe de su gestión y presentar sus proyecciones para el resto de su mandato.

Cuando, luego de una análisis de lo actuado, un gobierno a través de su vocero más calificado, por el alto cargo que ocupa, llega a la conclusión que “vamos bien”, y de que no hay nada que cambiar en el rumbo que se lleva, es ahora, más que nunca, cuando los medios de comunicación deben cumplir con su sublime misión de informar, para que los ciudadanos tengamos el ejercicio pleno de nuestro derecho de saber qué se hace con nuestros impuestos y qué uso se le da a los bienes de todos, cómo emplean el tiempo los servidores públicos y cuánto nos cuestan las obras públicas. En el “discurso” del Sr. Presidente, parafraseando a Fichte, desde la óptica de la teoría política, todos los disidentes u opositores serían “el enemigo”. Parece una declaración de guerra sin cuartel. Evocar en estos momentos la cárcel para castigar temas fiscales es volver a la época previa a la Revolución Industrial, antes de la consolidación de la sociedad capitalista. Yo diría que, además de la intimidación implícita al “enemigo”, calificado por disentir o cuestionar, deviene en un discurso sobre el orden social. Alguien no está claro en Palacio.

Resulta preocupante que la iniciativa legislativa penal provenga del poder Ejecutivo, mismo que eventualmente utilizaría la pretendida ley como brazo punitivo de la acción selectiva e inquisidora de la Dirección General de Ingresos. No resulta una práctica saludable para la democracia y menos es consecuente con el estado de derecho que se impulsen leyes desde el Ejecutivo que busquen la eficiencia administrativa a través de la fuerza punitiva del Estado.

Ahora, más que nunca, es fundamental que nos involucremos como sociedad y dejemos de ser complacientes para convertirnos en verdaderos fiscalizadores de la gestión pública, a través de los medios de comunicación, que tienen la responsabilidad de hacer pública la información que se genera en las instituciones estatales o por las acciones de los servidores públicos, generando opinión frente a hechos poco transparentes, ya que el combate eficaz contra la corrupción requiere de un enfoque amplio y de la participación de todos, como lo reconoce el preámbulo de la Convención de la Naciones Unidas Contra la Corrupción, de la cual la República de Panamá es parte.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código