ALERTA: El río Juan Díaz se sale de su cauce en el centro comercial Los Pueblos.

EL MALCONTENTO

Ahora en serio: Camipa debe autodestruirse: Paco Gómez Nadal

Los enemigos de la vida y los especuladores de la naturaleza no cuentan con la hemeroteca. Mejor dicho: saben que nadie tiene memoria y que pueden contradecirse en el tiempo sin que nada ocurra. Después de leer el estremecedor reportaje de Luis Bellini sobre “Las ruinas de Petaquilla” he tenido pesadillas. Me han llegado al recuerdo las concentraciones en Coclesito en contra del proyecto, las actuaciones vergonzosas del Ejecutivo de Martín Torrijos y, ante todo, las mentiras sin límite de Zoel Morales, el portavoz de uno de los gremios más destructivos de Panamá: la Cámara Minera de Panamá (Camipa).

Recuerden que campesinos, indígenas, ecologistas y periodistas que advertían de los riesgos del proyecto minero eran tildados de ñángaras y de estar en contra del desarrollo del país. Mientras la policía y los manzanillos del poder mantenían bajo control a los revoltosos y a los técnicos de la Anam que intentaban frenar las afectaciones ambientales, Zoel Morales aseguraba todavía en enero de 2013: “El proyecto minero que llevan adelante Minera Panamá en Donoso y Petaquilla Gold en Coclesito, están acompañados de planes de manejo ambientales y sociales, que contemplan la reforestación, porque de hecho, por ejemplo, para el primer proyecto se requiere talar cinco hectáreas de bosques (…) Pensamos que cuando se empiecen a ver los resultados de la explotación minera, en especial del cobre en Donoso, la percepción será diferente. Los proyectos cuentan con tecnologías de punta que minimizan los daños al ambiente y la reversión de la explotación minera en la economía es inmensa”.

Morales, como en muchas entrevistas anteriores, había ensalzado la responsabilidad de las empresas mineras legales y calificaba de “radicales” a aquellos que advertían de los riesgos. En febrero de 2015, cuando se supo que Petaquilla adeudaba 5.8 millones de dólares en salarios y que en todo 2014 había dejado unas suculentas regalías al Estado de 16 mil 400 dólares, Morales aseguró que Camipa apoyaba al Gobierno porque “si un hijo no hace las cosas bien, obviamente que toda la familia se ve afectada”. Imagino que Petaquilla tampoco pagaba entonces sus cuotas a la Camipa, pero Zoel Morales, el notable prohombre de la minería, echaba la culpa de todo al Estado, por no tener instituciones fuertes de supervisión. La responsabilidad de las empresas que dos años antes eran ejemplares, ya no aparecía en su discurso.

Este hombre no tiene límites y ahora aparece criticando la minería ilegal en el país (lo cual comparto) apoyándose en que, a diferencia de las empresas que él representa, estas afectan al ambiente y no dejan regalías al país.

Es de locos o de listos que saben que se pueden reír del país en sus narices. La minería metálica no ha dejado ni un beneficio en el sur global, donde aprovechan la falta de “instituciones fuertes de supervisión” para hacer suculentos negocios y luego salir corriendo dejando atrás tinas contaminadas, comunidades golpeadas y unos cuantos y tristes dólares en las arcas del Estado. Tampoco ha sido beneficiosa en Panamá donde, como en cualquier país que renuncia a su soberanía, ha contado con la colaboración de ministros, medios de comunicación e, incluso, de la Corte Suprema de Justicia, que retiró en 2012 la protección ambiental a la zona de Donoso.

Sigo tirando de hemeroteca. Lina Vega, una de las periodistas que fue frontal contra el desastre de Petaquilla, escribía en 2009: “¿No les parece, señores de la Cámara Minera y los geólogos que la integran, que ustedes deberían ser los primeros en denunciar a una empresa minera que esté violando la legislación vigente, estigmatizando a toda la industria? ¿No tienen ustedes un código de ética que haga entrar en cintura a Petaquilla Gold? ¿O es que acaso no saben de todas las violaciones a la legislación ambiental y consecuente daño al ecosistema ya causado por esta empresa?”. Pues no Lina, no. Morales aún ha tenido el descaro de hacer pública una carta dirigida al presidente Varela en la que asegura que: “La entrada en operación en 2018 de la explotación de cobre en el distrito de Donoso en Colón y de oro en la zona de Cerro Quema en Azuero, marcará un hito en la historia del país que será similar a la reversión del Canal de Panamá en el año 2000, dada la contribución al producto interno bruto de las exportaciones de cobre, oro y otros metales, además de que en Donoso operará un complejo mina –puerto– producción de energía entre los más grandes del mundo y de más avanzada tecnología”. Se ríe en nuestra cara y nosotros debemos aplaudir.

Es evidente que Zoel Morales y las empresas a las que representa nunca responderán ante la justicia por el daño irreversible al país. Así que, en estos meses en que ando pidiendo la desaparición de algunas instituciones, le solicito cortésmente a la Camipa que inicie el protocolo de autodestrucción, que el ya no tan nuevo gobierno declare a Panamá como país libre de minería metálica y que se saque la plata de donde sea para limpiar el desastre ambiental que estos próceres del desarrollo dejan a su paso. Es lo mínimo que podemos hacer.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código