APRENDER A PENSAR

Ajedrez en las escuelas: Luis E. Esquivel Gólcher

Todos queremos que nuestra juventud crezca y sea educada conforme a valores acordes a principios éticamente dignos y honestos, en un entorno donde se premie el esfuerzo y se fomente el desarrollo de la inteligencia. Sin embargo, estas aspiraciones se ven amenazadas por una sociedad que concede demasiado valor a los resultados a corto plazo y que, a menudo, no valora en su justa medida ni las razones, ni los métodos, ni sus consecuencias.

La frase “el fin justifica los medios” parece haberse instalado en esta época de la historia contemporánea, más preocupada por lo cuantitativo y superficial. De ahí que no debe extrañarnos que Panamá haya ocupado, en 2009, el lugar número 62, entre 65 países participantes, en materia de compresión lectora. Esto significa escasa capacidad de análisis. Pero mientras tratamos de seguir con nuestra vida y ocuparnos de nuestros asuntos, en el fondo sabemos que para las futuras generaciones el precio a pagar será muy alto.

Cada vez hay más evidencias empíricas de que el ajedrez es una valiosa herramienta para el desarrollo de la inteligencia y la formación del carácter. En el pasado se han dado algunos pasos importantes en esa dirección, por ejemplo, la Unesco recomendó su introducción en los programas escolares, y el Senado español aprobó, en 1995, una resolución por la que se instaba a las autoridades en materia educativa a adoptar dicha recomendación, destacando que el ajedrez enseña a pensar y desarrolla hábitos positivos en los alumnos.

El pasado 13 de marzo, en Estrasburgo, el Parlamento Europeo adoptó el programa de la Unión Europea de Ajedrez “Ajedrez en la Escuela”. La Declaración Escrita 50/2011 para la ejecución de ese programa en las escuelas de la Unión Europea fue firmado por 415 eurodiputados. Se trata del reconocimiento de los diputados de Europa de los beneficios que el ajedrez puede aportar a los niños.

Panamá crece a pasos agigantados; vivimos momentos envidiables en materia de economía, construimos el Metro, ampliamos el Canal, se construyen más y mejores viviendas para los panameños, también se otorga la beca universal, útiles escolares y libros de texto. Sin embargo, falta incorporar un ingrediente clave para estimular el desarrollo del pensamiento crítico y creativo, profundizar la capacidad de análisis de los estudiantes y de los docentes, y el ajedrez puede contribuir de forma exitosa con esta labor.

Llegó la hora para la educación panameña de unirse a un gran movimiento mundial que busca potencializar la creatividad que tanto valor tiene para la vida diaria. El ajedrez, practicado desde edades tempranas, promueve el desarrollo de la concentración, del pensamiento analítico y estimula la disciplina; el niño aprende a ganar si es capaz de mantener un manejo preciso e inteligente de cada movimiento, aprende a pensar, a tomar decisiones; aleja a nuestra juventud de los vicios, al ofrecerle el deporte por excelencia de las grandes mentes analíticas de la historia. Tal como lo expresara Alberto Einstein: “La palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código