RECAMBIO DE PODERES

Alianza y elecciones 2014: Abdiel Rodríguez Reyes

Las pasadas elecciones estuvieron llenas de sobresaltos por el cúmulo de intereses en juego. Para muchos se decidía el futuro de la institucionalidad democrática, léase la autonomía del Ejecutivo, Legislativo y Judicial, debido a la concentración de poder del presidente Ricardo Martinelli. Los magistrados del Tribunal Electoral fueron conservadores al dar los resultados, y esperaron hasta el último momento para indicar la tendencia que erigía a Juan Carlos Varela como el presidente electo para el próximo quinquenio.

La ruidosa y extensa campaña dejó en evidencia la falta de ética en los partidos, y esto hace que se cuestione la legitimidad del político y la estructura partidaria. El triunfo de Varela reafirma la tradición del elector panameño de mantener la alternancia en el poder, práctica se ha convertido en la forma que tiene para frenar el continuismo y cederle poder a la oposición, al menos desde 1990 cuando se celebraron las primeras elecciones generales “libres”, después de la invasión. Todo esto, a pesar de la injerencia de Estados Unidos.

Con el 76.77% de participación ciudadana, Varela salió airoso con el 39.7%, seguido de José Domingo Arias con el 31.40%. Juan Carlos Navarro, quien quedó en tercer lugar con el 28.16%, llamó a una reestructuración a lo interno del PRD. Si tomamos en cuenta la cantidad de miembros por alianzas y/o partidos: “Unidos por más cambios”, del Molirena y el CD, con 570 mil 779; “El pueblo primero”, del panameñismo y PP, con 215 mil 657; el PRD, con 455 mil 887, y el FAD con 51 mil 314 (queda eliminado), vemos, con claridad, que la sociedad panameña elige a su gusto, sin necesariamente estar inscritos en un partido.

El presidente electo no logró mayoría en la Asamblea Nacional, lo que le dificultará su gestión de gobierno, porque la composición quedó dividida y eso no le favorece. Unidos por más cambios cuenta con 32 diputados, 3 Molirena y 29 CD, convirtiéndose en mayoría. El Pueblo Primero, con 13 diputados, 1 PP y 12 del Panameñismo. Y, el PRD con 25 diputados. Más una independiente, Ana Matilde Gómez. Varela tendrá que hacer lobby entre los partidos para lograr gobernabilidad. Por tal razón, al momento de dar su primer discurso, visualizando lo que venía, el mismo 4 de mayo en el hotel Sheraton, señaló que no gobernaría con banderas políticas partidistas, sino con la bandera de Panamá e invitó a un gobierno de unidad. Otra cuestión que se desprende de estos resultados es que hay un contrapeso de fuerzas políticas que hará de este quinquenio un escenario interesante para negociaciones y alianzas estratégicas entre las bancadas de los distintos partidos. Si los diputados del PRD apoyan la agenda de Gobierno, serán mayoría, y si se abstienen o hay diferencias a lo interno, CD será una oposición férrea, tal cual lo señaló su presidente, y llevará la batuta del Legislativo.

Queda en evidencia que los locos empiezan a ser menos. A pesar de todo, surge una fuerza política y un nuevo capital que responde a intereses particulares, y que será fiel a las decisiones que se tomen desde el CD, ahora en oposición. La disputa por el poder apenas comienza.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código