ALERTA: El río Juan Díaz se sale de su cauce en el centro comercial Los Pueblos.

PRODUCCIÓN LIMPIA

Apremia modernizar la planificación eléctrica: Carlos E. Rangel Martín

Urge acelerar la incorporación de plantas de generación eléctrica limpia, inocuas al medioambiente; así contribuiríamos con nuestro granito de arena para desacelerar la subida del nivel del mar, que empieza a inundar las costas de Bocas del Toro y las islas de Guna Yala. Nos referimos a la planificación eléctrica de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (Asep), que ha quedado varada, patas arriba, en el siglo pasado.

Hay que corregir enormes deficiencias, como la insuficiente actualización profesional, la manipulación de licitaciones y reclamos y las coimas, que desaniman a los inversionistas honestos a participar en los concursos para plantas generadoras de electricidad limpia. Un buen ejemplo lo encontramos en la energía eólica, cuyo costo es igual al de la termoeléctrica, pero que, a pesar de innumerables llamamientos, tomó 10 años en adoptarse; en parte porque en pleno siglo XXI algún “experto” de la Asep todavía argumentaba que en Panamá no había suficiente viento ni sol para generar electricidad eólica ni solar.

Es hora que la Asep acepte que, aunque muchos generadores ya instalados contaminan más que la energía hidroeléctrica, esta última también contamina considerablemente la atmósfera con el gas metano producto de la descomposición de la vegetación sumergida en agua; aparte de que inunda las mejores tierras disponibles para la agricultura (a lo largo del río que haya sido represado), y de que las aguas estancadas propician enfermedades en áreas adyacentes a los embalses, como han experimentado los indígenas que viven cerca del río Bayano. Es por esto que los ngäbes reclaman un embalse menos extenso para la hidroeléctrica de Barro Blanco; aunque un obispo que parece ignorar lo que acontece, o que desea congratularse con el Gobierno, declare que los ngäbes no tienen por qué quejarse.

Es imperante que la Asep reemplace su obsoleto modelo de planificación, basado casi exclusivamente en escoger entre generación termoeléctrica o hidroeléctrica, y reconozca que mientras la energía hidroeléctrica se cobre igual que otras más costosas, la proliferación de hidroeléctricas no reducirá un solo centavo las tarifas; en cambio, sí ayudará a los amigotes del Gobierno, como aparenta serlo Carlos Slim, y a todos los “padrinos” gubernamentales, a embolsarse cuantiosos millones, mediante los subsidios producto de los impuestos exprimidos a todos los contribuyentes; un negociado que se remonta a los tres últimos gobiernos. Estas calamidades desaparecerían si se prioriza la provisión de generadores de energías limpias, especialmente eólica (cuyas torres toman menos de un año en erigirse) y, también, deteniendo la construcción de nuevas hidroeléctricas, como lo hace la mayoría de países europeos, donde la electricidad eólica es considerada “energía base” (la que primero se consume) y la energía hidroeléctrica se utiliza para cubrir los picos de la demanda, igual que se hace con la hidroeléctrica del Bayano desde que esta empezó operaciones en 1976.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código