NUEVOS MODELOS EDUCATIVOS

Aprendizaje invertido: Enrique Lau Cortés

Los tiempos en que era inimaginable una clase sin el profesor, centro de atención por ser el generador de la transmisión de conocimientos, quien proyectaba respeto por su sabiduría y dictaba las lecciones de memoria, utilizando solo sus notas o filminas, llegaron a su fin.

Hoy ellos han cedido terreno a las nuevas tecnologías, pero mucho más a las nuevas generaciones. Lo que sucede es que los profesores tradicionales han sido superados tecnológicamente por sus estudiantes. La explicación es sencilla: la computadora llegó tarde a la vida adulta, junto a una serie de transformaciones sociales como la caída del muro de Berlín y el final de la guerra fría. Mientras que los estudiantes –algunos de la generación de los millennials o de la generación Y– nacieron en los tiempos en que la computadora, el internet y la nube eran de uso corriente. Con frecuencia, verifican en sus dispositivos móviles lo que el profesor tradicional les comparte en clase, quieren la información de inmediato y se aburren con facilidad. Mantenerlos atentos es un reto para los maestros.

Pronto estos estudiantes serán substituidos por la generación Z, de los nacidos después de 1992, que son mucho más activos tecnológicamente y capaces de hacer varias cosas a la vez. Para ellos las pantallas son como prolongaciones de su cuerpo, tienen grandes habilidades para encontrar información, compartirla, transformar lo que antes llamábamos copiarse en lo que hoy se conoce como trabajo en equipo. Entonces, tenemos un profesor que difícilmente superará a sus alumnos.

Para maximizar el talento de los jóvenes y aprovechar en toda su dimensión las competencias de los profesores, han surgido nuevas estrategias pedagógicas, que cambian lo que hemos hecho durante años. En lugar de que el profesor dicte una lección que el joven puede estudiar solo, lo valioso es que le enseñe ¿qué hacer con lo que aprendió?, ¿cómo resolver problemas?, ¿cuáles son las diferentes opciones que tiene para lograr los mejores resultados con el menor daño colateral? Esto sí lo puede hacer el profesor. Él tiene más experiencia y puede compartirla para afianzar el aprendizaje, de tal suerte que el alumno estudie en casa y aplique lo que estudió en el aula. Sin embargo, el “aprendizaje invertido”, o flipped learning, es mucho más. Es probable que muchos profesores hayan invertido sus métodos y le pidan a los estudiantes que lean un texto, vean videos con materiales adicionales, resuelvan problemas de manera previa a su clase o entreguen un resumen del tema a discutir, para forzarlos a estudiar antes de asistir a clases.

No obstante, para adentrarse en el aprendizaje invertido, los profesores deben dejar de ser dogmáticos y convertirse en facilitadores, capaces de adecuar sus estrategias académicas, incluso fuera del aula tradicional, reconfigurando el espacio físico de aprendizaje, fomentando el trabajo individual y el colaborativo de manera que los alumnos elijan cuándo y dónde aprenden. El cambio es migrar el modelo centrado en el maestro, como el principal proveedor de información, al modelo centrado en el estudiante que lo convierte en corresponsable de su formación.

Los profesores orientan y seleccionan los temas a desarrollar, mientras que los estudiantes han de ser exploradores que navegan en busca del conocimiento y son guiados por su profesor, como un facilitador profesional que comparte con otros sus experiencias y está abierto a las críticas constructivas para mejorar, además de tolerar el caos controlado que puede ocurrir en un ambiente en que los jóvenes se divierten y la euforia se puede alcanzar con facilitad en el salón de clases.

Por otro lado, en Finlandia se ha migrado a lo que se conoce como el phenomenon learning, es decir, que los alumnos se apropian del proceso de aprendizaje y, en lugar de llevar materias separadas, como matemáticas, literatura, ciencias e informática, las integran todas. El papel del estudiante es activo, se le enseña a ver el trabajo colaborativo como natural, a enfocarse en resolver problemas aplicando las disciplinas necesarias, por lo que aprenden a planificar, investigar y a evaluar los diferentes procesos.

Se busca que el “aprender haciendo” sea divertido, aprovechando todo el talento de los alumnos en este mundo cambiante en que el conocimiento desde que se genera viene con fecha de expiración. Por esto es que requerimos docentes, estudiantes y padres de familia comprometidos con el cambio. Veamos, con atención, estas tendencias mundiales para no quedarnos atrás.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código