AGENDA SOCIAL

Arrogarse mérito ajeno: Franklin Castrellón

En mis años de primaria, recuerdo que uno de los sacerdotes del Colegio San Vicente de Paúl, en David, solía decirnos que “apropiarse del mérito de otro es usurpar lo ajeno”. Es precisamente lo que está ocurriendo en nuestra enferma política criolla, cuando voceros del gobierno, encabezados por el Presidente, alegan como propias algunas iniciativas sociales de su plan de gobierno hechas realidad.

Basado en una costosa campaña de promoción de sus candidatos con fondos públicos, el gobierno ha asumido la paternidad del programa 100 a los 70, la beca universal y otros que formaron parte de la agenda social propuesta por el panameñismo y adoptada por Cambio Democrático (CD) antes de las elecciones de mayo de 2009. Repasemos los hechos históricos para evitar seguir siendo engañados.

Cuando a principios de 2009, en virtud de la coincidencia de factores que no es el caso analizar ahora, el Partido Panameñista decidió negociar con el CD lo que se conoció como la “Alianza por el Cambio”, con Ricardo Martinelli como candidato a presidente y Juan Carlos Varela para vicepresidente, se hizo basado en dos condiciones: Se incorporaría la agenda social del panameñismo, y la alianza apoyaría a Varela como candidato presidencial en las elecciones de 2014. Este último compromiso se anunciaría tras una reunión celebrada por ambos en la hacienda San Isidro, de Pesé, el 27 de enero de 2009, y sería reafirmada en abril de 2010 en el parque Belisario Porras de Las Tablas.

Al respecto de la propuesta panameñista, la periodista Astrid Salazar (hoy funcionaria de la Secretaría de Comunicación del Estado) escribía el 5 de febrero de 2009 que los “equipos programáticos de los partidos que conforman la Alianza por el Cambio sostuvieron una reunión para la homologación de las propuestas del plan de gobierno, de cara a la presentación del mismo el próximo 11 de febrero de 2009”.

Afirmaba Salazar que Martinelli se comprometió a incorporar “las propuestas del Partido Panameñista, en donde se incluyen temas prioritarios, a saber: crecimiento económico con equidad, utilización de los fondos públicos con criterio social y el mejoramiento de los servicios públicos”. Y más adelante apuntaba que entre las propuestas que los panameñistas presentaron para mejorar el poder adquisitivo del pueblo “se encuentran la jubilación básica de $100 a los mayores de 70 años que no tienen derecho a Seguro Social [sic], una nueva ley de salarios y un bono para que las familias más humildes tengan acceso a viviendas dignas”.

Los equipos de homologación de la propuesta por “el verdadero cambio”, encabezados por Frank De Lima, del CD, y Melitón Arrocha, del Partido Panameñista, elaboraron una propuesta basada en cinco ejes: social, que recogía la agenda social del panameñismo; económico, ambiental, salud e institucional, y desarrollo de infraestructura. A su vez, el eje social tenía cinco componentes, entre los que destacaban la lucha contra la pobreza y el apoyo a los grupos vulnerables.

Y es en la séptima propuesta del segmento de apoyo a los grupos vulnerables que se incorpora la iniciativa de conceder “un bono mensual de 100 balboas” a aquellos adultos mayores que no cuenten con pensión o jubilación del Seguro Social, para ayudarlos a sufragar sus gastos de subsistencia.

Incluso, en el acto de toma de posesión en la Asamblea Nacional el 1 de julio de 2009, el recién ungido presidente Martinelli dijo a todo el país, mientras miraba hacia donde estaba sentado Varela: “Vamos a darle vida a una propuesta de Juan Carlos, y le daremos 100 balboas mensuales a nuestros viejitos que no tengan jubilación”. Poco después, sería el propio vicepresidente quien presentaría el proyecto ante la Asamblea Nacional. Pero fue en la ceremonia posterior a la aprobación por la Asamblea de la ley llamada “100 a los 70” que el Presidente comenzó a escamotear el mérito de la iniciativa a Varela. Allí dijo que ese no era un proyecto de Martinelli y Varela, sino “un proyecto de visión de país para hacerle justicia a los panameños que menos tienen”.

Mientras duraron las buenas relaciones, el Presidente llegó incluso a afirmar que Varela era el mejor vicepresidente que había tenido Panamá en su historia republicana. Pero la negación del mérito ajeno comenzó a tomar forma después de diferencias entre diputados del panameñismo y Cambio Democrático, cuando los de CD se negaron a cumplir un pacto con sus aliados de alternarse en la presidencia de la Asamblea, y surgieran contradicciones por el manejo de la crisis de Changuinola y la adjudicación ilegal de tierras en Juan Hombrón.

Ahora, en esfuerzo por liquidar el vínculo de Varela con 100 a los 70, el gobierno aprobó el 27 de agosto de 2013 aumentar el bono a 120 dólares mensuales. Y para trasladar el mérito a su candidato, el Presidente afirmó que el aumento “fue producto de una conversación con el exministro de Vivienda José Domingo Arias, durante la inauguración del proyecto Curundú” (www.presidencia.gob.pa).

Lo triste de este lamentable episodio es que no solo los panameñistas fueron engañados; también lo fuimos el resto de los ciudadanos que confiamos en la propuesta “Por el verdadero cambio”. ¿Habremos aprendido la lección?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código