JUBILADOS Y PENSIONADOS

Una Asamblea ´subsidiaria´: Javier Barrios D.

Cuando recién me acogí a la jubilación, no me interesaban los descuentos correspondientes, pero ahora que los precios son espantosos no se me escapa ningún negocio cuya rentabilidad, obviamente, no se ve afectada en lo más mínimo con dicha medida. Con tantas muestras evidentes de vejez, me molestaba cuando las cajeras y meseros –de seguro siguiendo instrucciones de sus superiores– no me aplicaban el descuento, por lo que opté por mostrar siempre mi carné. No importa, por ejemplo, si el restaurante es muy gourmet (donde pagas porque quieres), en los que priva aquello de que, mientras más caro es el plato, más pequeña es la porción; aunque estoy por creer que el mesero le sopla al cocinero cuáles platos son de pensionados para que la reduzca.

De forma sorprendente, nuestros diputados muestran tal “grado de sensibilidad”, que no se nota que en sus recientes e innumerables propuestas de subsidios estén pensando en la reelección. Pareciera una rebatiña de fondos públicos, pues han pretendido incluir a pandilleros, adolescentes embarazadas, estudiantes nocturnos, personas obesas, el transporte público (¿más aún?), etc. Por si la fiesta sigue, por favor no olviden a los 370 mil panameños que padecen de hambre, a los 200 mil “ninis”, a los 75 mil desempleados, a los limosneros, a los que deambulan por nuestras calles con problemas mentales y/o de drogas, a los que viven en casas condenadas, brujas y en ranchitos, a los que hacen piruetas y venden de todo en los semáforos, sean nacionales o producto del Crisol de Razas; etc. Como la lista es inmensa y las razones sobran, tendrán que hacer descartes o a lo mejor no saben hacerlo o no les interesa y le pagan doble y hasta triple a los que caen en más de una categoría y a los “juega vivo”.

Pareciera que los “Padres de la Patria” no tuvieran nada que hacer, o no saben lo que hacen o no saben qué hacer con las repletas arcas del Estado... con mi (tu) dinero, que quizás poco les importa. Para muestra el PAN (de ellos de cada día). Como suele ocurrir, llegará el tiempo de las vacas flacas, pero será a otros a quienes les tocará lidiar con los berrinches que se formarán por la eliminación de algunos subsidios. Y que quede claro, no es que yo esté, per se, en desacuerdo con los subsidios, porque los hay bien merecidos.

Como quiera que Eladio solo representa al gremio de “los de abajo”, mi esposa y yo estamos muy preocupados (apensionados, como dicen en mi tierra), porque nunca nos tocará un solo aumentito de la pensión y, si Dios decide que debemos seguir por lo largo, llegará el momento en que los precios se tragarán toda nuestra pensión y la de Eladio equiparará la nuestra (bien por él). Entonces, tendrán que subsidiarnos directamente o al home donde pasaremos los últimos días.

Volvamos al presente, porque solo mencionar el home me deprime. Tengo previsto convertirme en el Eladio de las clases medias (crear mi propio gremio... aah, y hasta un partido político), entre cuyas primeras acciones estaría la de cerrar las calles de acceso a la Asamblea, en protesta porque los diputados solo propusieron exonerar los bloqueadores solares de adultos mayores, cuando, por razones obvias, a nuestra edad los artículos de la canasta básica van in crescendo.

Junto con Eladio, prepararíamos un proyecto de ley que nos otorgue subsidios o exenciones de impuestos a una larga lista de artículos, como la ropa interior (la barata, pues al fin ya solo la mostramos en los hospitales); suplementos alimenticios (leche); azúcares diversos (dulces, chocolates, helados, galletas, pastillitas... ¡se fregaron los diabéticos!); vino (una copita diaria es medicina no alcoholismo); cable TV (solo 25 canales); un carrito de $9,999.00; chances y billetes, y, ¡muy importante!, maestras de educación sexual, pues los padres nunca han sabido hacerlo (además, q.e.p.d) y no solo volvemos a ser niños, sino que, por ejemplo, nos tomamos la pastillita vaso dilatadora... ¡que funciona!, pero olvidamos qué es lo que sigue después. Además, tan cara es que no podemos comprarla, lo que nos causa problemas depresivos que, a su vez, derivan en enfermedades sicosomáticas. Esta larga lista me recuerda la canción de El Buhonero de Pedrito Altamiranda.

Al diputado que abandere esta iniciativa le prometemos trabajar duro por su reelección, a tal punto que, como los pensionados somos tantos, todos nos vamos a ofrecer de jurados de mesa en su circuito para las elecciones de 2019. De seguro que “Mr. Subsidio” será el diputado más votado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código