OBRAS PÚBLICAS

Asfalto es igual a corrupción: Juan Ramón Sevillano Callejas

Hubo (pasado) azuerenses valientes que en tiempos de la dictadura se enfrentaron a los militares y exigieron que la carretera Divisa–Las Tablas fuera de cemento y no de asfalto. ¿Por qué creen ustedes que estos interioranos hicieron esa exigencia?, porque, además, eran inteligentes.

Los herreranos y santeños, esta vez, se han quedado mudos ante la ampliación de la mencionada carretera, ahora, construida con asfalto. No voy a entrar a discernir sobre el cambio de actitud de esos pobladores, eso que lo haga un sociólogo, porque le tengo temor al resultado.

Cada vez que oigo a alguien defender la construcción de carreteras con asfalto sospecho de él y aclaro, sospecho, no acuso. Hace poco, el actual ministro de Obras Públicas hizo esa defensa en un medio de comunicación televisivo y dio como ejemplo las carreteras de Europa y Estados Unidos de Norteamérica.

El asfalto en climas templados o fríos, como el de esas regiones, se endurece. Pero en Panamá, donde llueve torrencialmente nueve meses al año y la temperatura siempre es de alrededor de los 30 grados centígrados, el asfalto se convierte en una mermelada, y si a eso le sumamos la humedad, característica más crítica en nuestro país, el resultado es una carretera que no dura más de dos temporadas lluviosas. Entonces, ¿por qué se construyen con asfalto?

Otra de las razones que argumentan los gobiernos, y este no es la excepción, es que resulta más barato, pero no se toma en cuenta el dicho “lo barato sale caro”. El mantenimiento de carreteras con asfalto es mucho más costoso, comparado con una carretera de cemento, porque cada dos años hay que repararla y ¡cuidado que esto es a propósito, para que los empresarios corruptos sigan ganando dinero a costilla del pueblo!

Además, tratando de sumar a su punto de vista, el ministro expuso las deficiencias de la carretera hacia el puente Centenario, que es de cemento y que, ciertamente, fue construida negligentemente, según la SPIA. Por ello recuerdo que cuando en enero de 2009 escribí el artículo “El peor gobierno”, dije que los amigos contratistas del Presidente lo habían perjudicado en las obras que ese gobierno había realizado. Y es que a estos empresarios corruptos no les importa su imagen o prestigio profesional y construyen carreteras, barriadas, edificios, etc. negligentemente (todas se rajan), porque lo único que les interesa es ganar dinero, y si los contratan otra vez en dos años para otra obra, con diferente nombre, mejor.

Claro, si hacemos la comparación con carreteras de cemento construidas, negligentemente, la posición del ministro parecerá válida para los ignorantes. La Prensa debe hacer una investigación exhaustiva para informar quiénes son los propietarios de las compañías que le venden asfalto a estos gobiernos corruptos y decirnos si hay gente de oposición involucrada con gente de gobierno, y si hay entre ellos candidatos a presidente o a otros puestos de elección, creo que habrá sorpresas.

En derecho penal existe la figura de peculado por omisión, que se da cuando alguien deja de hacer su trabajo capazmente y permite que se pierdan los dineros del Estado. Jamás he visto a un procurador o procuradora investigar el peculado por omisión aplicado a este tipo de construcciones que se critican a través de los medios de comunicación; tampoco creo que este Ministerio Público lo vaya a hacer, porque su incapacidad es harto conocida y es una vergüenza nacional.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código