RUMBO DEL PAÍS

Atmósfera enrarecida: Belisario Herrera A.

Lo inarmónico prevalece en nuestro país, porque el régimen ha trastocado el orden jurídico con sus constantes arbitrariedades. Me detengo un instante frente a mi máquina de escribir y pienso que esta democracia ya no funciona bien, porque son constantes los escándalos que involucran a los tres poderes del Estado. Además, porque nos desgastamos en un diálogo con un mandatario incorregible y no hay manera de que nos quitemos de encima esta lámina pesada, como lo describí en un artículo anterior.

A pesar de la resistencia que demostró el país frente a determinadas leyes que se pretendían imponer en el Palacio Justo Arosemena, el Presidente de la República preparaba una absurda demanda contra los magistrados del Tribunal Electoral para destituirlos, pero se dio cuenta de que incurría en un craso error y se disculpó. Esto nos indica que él no está dispuesto a gobernar armónicamente en beneficio del país, sino que prevalezcan sus intereses personales y su no disimulado propósito de perpetuarse en el poder.

Nada se le puede creer a Ricardo Martinelli, aunque jure colocando su mano sobre la santa Biblia. Por ejemplo, ante los notarios públicos dijo que no buscaría la reelección presidencial, pero a los pocos días hablaba, ante sus seguidores de Cambio Democrático, de repetir en el gobierno. La Constitución es bien clara cuando especifica que no puede haber una reelección presidencial. Lo que ocurre es que Martinelli, embriagado de poder y harto como está de haber logrado una riqueza desmedida, se dice a sí mismo que él todo lo puede, desde el momento que ha logrado que tanto legisladores como representantes de distintos partidos políticos se hayan inscrito en Cambio Democrático.

Lo que sí debe tener claro el régimen actual es que en el futuro inmediato el Gobierno no podrá hacer pasar proyectos de ley que se opongan a los intereses del pueblo, porque ya este pueblo está en la calle y se mantiene en alerta.

Si Martinelli no le teme al pueblo está desubicado de nuestra realidad: esas muchedumbres carentes de trabajo o con salarios magros, que soportan el alto costo de la vida y padecen toda clase de calamidades, saben (como el viejo Marx) que lo único que pueden perder en la lucha son sus cadenas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código