HERRAMIENTAS NECESARIAS

Auditoría, independencia y ética: Marcos A. Ruiloba

Resultan desconcertantes aquellas declaraciones de funcionarios del gobierno de una nación del viejo continente, que aseveraban en su momento que Panamá es territorio de un paraíso fiscal. Primero mantenían una postura inflexible al dar a entender ante la comunidad internacional que los panameños no cumplimos con nuestras responsabilidades fiscales; y luego de deliberaciones se retractaron de sus declaraciones.

Lo cierto es que quedó en tela de duda la habilidad y la pericia de la administración tributaria del gobierno de turno para hacer cumplir la legislación fiscal. A nuestro juicio, de nada sirve implementar reformas tributarias si los responsables de recaudar los impuestos, son funcionarios públicos que con frecuencia se ven amenazados con perder sus puestos de trabajo, si no se unen al partido político en gestión administrativa.

Los auditores del Gobierno deben ser profesionales con actitud mental independiente, que además de poseer idoneidad como contador público autorizado, sean capaces de entender y aplicar las normas internacionales de auditoría y las normas internacionales de contabilidad.

Auditar es básicamente ejecutar acciones como: examinar, inspeccionar, revisar, verificar, evaluar, analizar, investigar e informar. Si la independencia de los auditores del Gobierno es nula, las acciones encaminadas a ejecutar una auditoría se verán seriamente perjudicadas; la independencia siempre ha sido una norma fundamental en la profesión de la contabilidad y la auditoría, además es piedra angular de su estructura.

Otro punto medular para el ejercicio profesional de la auditoría es el cumplimiento de la ética profesional. El actual Código de Ética Profesional para los CPA es un compendio de reglas de conducta, competencias, normas técnicas y declaraciones de responsabilidad.

Es muy común en nuestro medio escuchar noticias de actos de corrupción de funcionarios públicos en donde la ética profesional ha quedado mal parada. Soslayar la responsabilidad de los auditores en la detección y prevención del fraude también debería considerarse como acto que lesiona la ética profesional.

Por ejemplo, valdría la pena preguntarnos ¿cuál ha sido el rol de los auditores de la Contraloría General de la República frente a los eventos de Juan Hombrón, o en la compra fraudulenta de unos radares antinarcóticos? ¿Será que la ética profesional no representa prioridad en la formación profesional de algunos auditores del sector público? O ¿Será que tenemos una Contraloría decorativa en el gobierno del cambio?

El mejor Panamá que se pregona en los medios de comunicación social al parecer sigue siendo pura demagogia, que representa, a nuestro criterio: “más de lo mismo”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código