UNIVERSIDAD MARÍTIMA

¿Autonomía o elecciones frustradas?: Ernesto Cordovez

Desde que se creó la Universidad Marítima Internacional de Panamá (UMIP), uno de sus principales propósitos fue ser el semillero de formadores profesionales para el sector. Esa meta se logró, es decir, que cumplió con el espíritu de la Ley 40 de 1 de diciembre de 2005, que establecía un sistema integral para la formación de profesionales en temas marítimos.

Esa ley fue el principio de un largo camino por recorrer, pero le faltaba mejorar en algunos aspectos. Con la creación de la Ley 81, de 8 de noviembre de 2012, se buscó darle mayor autonomía a la casa de estudios, un punto importante que la antigua ley no contemplaba del todo. Es decir, lograr que los tres estamentos que conformamos la UMIP tengan el derecho democrático de elegir a sus autoridades y equipararse al resto de las universidades estatales.

La Ley 81 reorganiza sus estructuras de gobierno y amplía su rol principal de formar profesionales y generar conocimientos. Además crea un capítulo importante llamado “Régimen Electoral”, esquema similar al Tribunal Electoral. Bajo ese capítulo la UMIP refuerza su autonomía. ¿Pero, esa autonomía será del todo cierta? Hay quienes dicen que no, otros que sí. Por eso, es claro que hace falta seguir trabajando para que no quede ninguna duda al respecto.

Ante las primeras elecciones que se han convocado, tras casi nueve años de haberse creado la UMIP, vemos cómo se intenta vulnerar la llamada autonomía que mencionan ambas leyes. El derecho al voto justo pareciera estar en peligro, porque desde el inicio de la convocatoria electoral algunos aspirantes a candidatos incumplieron las reglas del juego que estableció el Comité Electoral. ¿Qué paso con aquellos aspirantes a candidatos que sí cumplimos con las reglas?

Comprendo que en toda contienda hay perdedores que no aceptan algunas realidades, pero eso es un punto de reflexión de cada quien. Lo que más me llama la atención es ver cómo un par de personas quiere anteponer sus intereses particulares a los de la institución, o buscan favorecer un candidato que no siguió las reglas, y amenazan con quitarle todo tipo de apoyo a la UMIP. Esa acción es reprochable, pues el daño no se lo hacen a los docentes ni a los administrativos, sino a los principales actores de la educación, a los estudiantes. El hecho de obligar a que el comité electoral acceda a sus peticiones, por las presiones e intereses de grupos externos, es inaudito y condenable.

Conformamos una institución educativa de prestigio y mucho nos costó lograr y mantener su nombre e imagen, para que ahora por los caprichos de algunos personajes externos se pretenda manchar la trayectoria de la universidad. Hago un llamado a la reflexión, pues considero que no todo está perdido. Permitan que la institución haga su fiesta electoral democrática, sin intervenciones externas, en paz y tranquilidad. Demostremos que, a pesar de que cometemos errores en nuestras decisiones por malas asesorías, podemos enmendarlos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código