CONTROL DE CALIDAD

Autopista Arraiján-La Chorrera: Álvaro E. Palacios S.

Recientemente, en dos domingos consecutivos, dediqué el tiempo necesario para recorrer el pavimento de la autopista Arraiján-La Chorrera dos veces en cada sentido, en cada ocasión. Desde luego, no intentaba evaluar en su totalidad el renglón más importante de un trabajo valorado en $150 millones y casi un millar de días de trabajo. Con esos paseítos a velocidades variables pretendía, únicamente, experimentar cómo lo siente y se siente un conductor promedio al transitar sobre este pavimento.

Bien, mi sentir: a) comparado con el monótonamente ruidoso y áspero concreto, resulta agradable recorrerlo, apreciación que invita a aumentar la velocidad; b) tiene una textura fina, lo que representará un peligro permanente, sobre todo en ocasiones de lluvia; c) definitivamente la superficie, en general, presenta irregularidades, algunas muy marcadas; y d) sentí gran aprehensión al conducir por el carril interno a 100 km/hr debido a la distancia precaria con la barrera separadora. Todo lo anterior es relevante en cuanto a la comodidad y seguridad del usuario. Hasta aquí la misión como conductor.

En lo que respecta a la textura fina, esta condición se agravará a medida que el tránsito vehicular vaya sellando las porosidades de la mezcla asfáltica; en igual medida aumentará el peligro potencial. En algunos países y en todos los estados de Estados Unidos de Norteamérica se acostumbra colocar una capa delgada final “de gradación abierta”, que además de proporcionar fricción, ayuda al drenaje superficial del pavimento. Posteriormente, la colocación de esa capa entra en los programas de gestión de pavimentos, si tal actividad existe institucionalmente.

Recuerdo que en alguna ocasión el Ministerio de Obras Públicas anunció la utilización de un pavimento con mayores pretensiones: una “capa de rodadura porosa” que es una técnica, relativamente nueva, desarrollada en Europa y adoptada con posterioridad por Estados Unidos de Norteamérica. Es probable que debido a su costo mucho mayor que la mezcla clásica, no se materializará en una verdadera innovación. ¿Era parte de los términos de referencia?

Con relación a las irregularidades en el pavimento como un defecto de construcción, las especificaciones técnicas del Ministerio de Obras Públicas vigentes contemplan un sofisticado procedimiento, cuyo propósito es, precisamente, detectar esos defectos y corregirlos previo a la aceptación final del pavimento. Si bien, únicamente, se ha utilizado en el pasado para pavimentos rígidos, absolutamente, lo es para pavimentos asfálticos también. Es obligación del Contratista efectuar esta prueba de manera rutinaria.

Propicia es la ocasión para que en los nuevos pavimentos de los proyectos Divisa-Chitré, río La Villa-Las Tablas, David-Boquete y la misma autopista Arraiján-La Chorrera, pronto a concluirse y entregarse al Estado, se aplique esta verificación de calidad; es parte del contrato. ¡El asunto no es hacer, sino hacerlo bien!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código