PERJUICIOS

Bloqueo tico a Panamá: Juan Planells

Temas:

Por segunda vez en menos de seis meses, un pequeño grupo de transportistas ticos bloqueó la frontera que separa a Panamá del resto de los países del Norte por la principal vía terrestre en Paso Canoa, impidiendo el movimiento comercial y provocando la aglomeración de camiones cargados de mercaderías, algunas de ellas perecederas.

El bloqueo que se prolongó por seis días en la primera oportunidad, con pérdidas estimadas de 2 millones de dólares y por cinco días en la segunda con similares perjuicios, ocurrió bajo la mirada permisiva de las autoridades del hermano país, violando flagrantemente todos los tratados comerciales internacionales que reconocen el derecho al libre tránsito fronterizo de personas, bienes y servicios, especialmente los que tienen que ver con el resto de los países centroamericanos que actualmente se encuentran en un proceso de integración regional.

En lo que pudiera interpretarse como un plan premeditado para perjudicar los intereses comerciales de Panamá, que apuesta a sus ventajas logísticas, los transportistas ticos utilizaron el mejor estilo vaquero del lejano oeste para bloquear la frontera como protesta por lo que denominan abusos en la revisión de sus vehículos por parte de la policía panameña, que les exige portar extinguidores y no llevar llantas lisas.

Mediante la acción que se produjo, como si se tratara de estudiantes que cierran una calle para protestar por el alto costo de la vida, estos 17 transportistas, de manera irresponsable e infantil y (hasta ahora impune), provocaron entre los comerciantes y productores de nuestro país cuantiosas pérdidas de dinero y de clientes por el necesario pago de recargos por retrasos, y el incumplimiento en las entregas.

En este caso, los costarricenses dejaron a un lado todos los mecanismos diplomáticos que la ley ofrece para resolver conflictos entre países civilizados en este siglo de la concertación y el diálogo, aplicando medidas de hecho al margen de la ley y utilizando la fuerza para impedir el comercio internacional.

De las declaraciones del líder de los transportistas ticos, Carlos Segura, que señalaba en tono amenazante: “No vamos a permitir la circulación de los camiones de carga que salen de Panamá a Centroamérica y México como acción de protesta”, se desprende que de ahora en adelante habrá que consultarle a él, más allá de cualquier funcionario de Costa Rica, ¿qué productos Panamá puede exportar y a qué destinos?, para garantizar su paso expedito a través de la frontera.

El atentado conspira contra todos los esfuerzos de integración que Panamá realiza como parte del grupo regional, ahora desde la presidencia “pro témpore” de la Secretaría de Integración Centroamericana y la Secretaria General de SIECA, y obliga a los exportadores panameños a buscar vías alternas de tránsito marítimo que no abundan, por las debilidades de nuestro sistema de barcos de cabotaje.

Gracias al presidente Ricardo Martinelli, que intervino en el caso a través de su ministro de Relaciones Exteriores para exigir la atención que el tema demandaba, se logró finalmente que el Gobierno de Costa Rica impusiera su autoridad sobre el pequeño grupo de revoltosos.

Ahora nos corresponde a los panameños recurrir a la vía internacional de manera formal para protestar por los perjuicios causados, de forma que los responsables respondan por lo sucedido, asegurando así que no se repitan estas acciones de fuerza en una frontera que debe permanecer abierta al comercio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código