DECEPCIONES Y TRIUNFOS

Bolillo Gómez y Leonardo Pipino: Hipolito Arroyave

¿Por qué Panamá tiene ya cinco participaciones en mundiales Sub–20, pero no ha podido clasificar a ningún mundial en la categoría mayor? No es mi intención hacer comparaciones entre profesionales del mismo ramo, y menos en grupos diferentes, pero, tengo que hacerlo, pues es de ese semillero de donde provienen los integrantes de la sele. El técnico argentino radicado en Panamá Leonardo Pipino ha descollado en este año 2015, destacándose en las categorías menores. Tiene gran capacidad para dirigir al equipo nacional de la Sub-20, que quedó en segundo lugar en las eliminatorias de la Concacaf. Solo perdió la final ante México, por penaltis. Así logró clasificar a la “rojita” a otro mundial de fútbol, esta vez en Nueva Zelanda. Además, hace poco fuimos testigos de la no menos impresionante presentación de la Sub-22 en los Juegos Panamericanos, selección que en realidad estuvo reforzada por jugadores de la Sub-20, grupo escogido y dirigido, otra vez, por Pipino, que hizo un excelente papel en este certamen. Destacado fue el empate que le sacamos a Brasil cuando perdíamos 3 a 0. Esto muestra la calidad de jugadores que tenemos en esas categorías y el talento del director técnico. ¡Cómo me habría gustado que fuera esta la historia de la sele!

Pipino tiene ahora otro reto, las competencias preolímpicas para escoger a las selecciones que tendrán el derecho a participar en las Olimpiadas de Brasil 2016. Las reglas son algo diferentes, pues compiten selecciones Sub-23, pero se aceptan hasta tres jugadores de más edad. Estoy seguro de que los escogidos harán un gran papel, y quién sabe si Pipino nos dé una nueva sorpresa, llevando a los jugadores a las olimpiadas.

En la otra cara de la moneda está el Bolillo Gómez, que me hace recordar varios refranes del argot futbolístico, como uno que dice: “El equipo que va ganando, no se hacen cambios”. Por lo tanto, si el seleccionado no gana –como es el caso de la sele– entonces hay que hacerle modificaciones. Sin embargo, el Bolillo, o hace caso omiso o pareciera desconocer estos sabios conocimientos, harto probados. Y eso es lo extraño en todo este proceso. Ahora que faltan solo tres meses para nuestro primer compromiso en las eliminatorias para el próximo Mundial de Rusia 2018, me asaltan muchas dudas, que me gustaría que los lectores me ayudaran a dilucidar con sus comentarios. Como dije, todos sabemos que las canteras de donde sale la materia prima que surte a la selección mayor son la Sub-20 y la Sub-22. Si para el próximo mundial faltan tres años y, para entonces, estos prospectos tendrían entre 21 y 25 años, edades óptimas para cualquier atleta, ¿por qué no hubo cambios apreciables en la “roja” y se mantuvo casi al grupo original manejado por Dely Valdés, agregando solo algunas unidades nuevas?

Vale recordar que grandes jugadores han ido a mundiales, incluso con edades de 17 años, un buen ejemplo fue el caso de Pelé. En mi concepto, ambos entrenadores, debieron estar en comunicación estrecha para probar a los nuevos futbolistas que demostraron aptitudes, y subirlos a la selección mayor. Me parece que este entendimiento no se dio. Y mientras Pipino sigue de competencia en competencia, con buenos resultados, el Bolillo estuvo de amistoso en amistoso, sin convencer y, por último, en una desastrosa Copa Oro, sin demostrar nada que nos dé esperanza. Yo pensé que él haría grandes cambios, pero hasta la fecha no los ha hecho. Tuvo el tiempo suficiente para arriesgar y probar, porque “el que no arriesga, no pierde, pero tampoco gana”. Lo que ha demostrado es que no quiso hacerlo y prefirió permanecer en una zona de confort. Terminada la Copa Oro vi cómo los mexicanos, sin engañarse ni recibir premios por su Presidente, despidieron al Piojo Herrera, aprovechando una trifulca con un comentarista deportivo. La cierto es que ya estaba en la mira de la Federación de Fútbol de México, por el mal rendimiento de su selección desde la última Copa América.

Cuando se trata de fútbol o cualquier deporte, hay que seguir perfeccionándose, no quedarse parado sin evolucionar, porque los contrincantes intentarán corregir sus errores para regresar renovados. Mientras, el Bolillo espera que sus jugadores “mejoren” y “trabajen” con sus respectivos clubes y se retira a sus labores de escritorio y observador. Pipino, por otro lado, se mantiene activo, batallando y haciendo méritos, como para considerarlo un claro candidato a director técnico de la “roja”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código