TRAICIÓN A LA PATRIA

¿Tú también Bruto, hijo mío?: Julián Morán

La interrogante con la que se inicia en este escrito es atribuida a César, dirigida a su hijo Marco J. Bruto, como cómplice de la conspiración destinada a matarlo “¿Tú también Bruto, hijo mío?”, y la recuerdo al ver a los ministros (as), diputados y politiqueros, desfilando en supuesto acto de “honrar” a la patria.

Si hoy aplicáramos la interrogante, resulta que muchos de los que no se esperaba que fueran cómplices o traidores de la patria están entre esos hijos que la traicionan por intereses personalistas e ideológicos partidistas.

Muchos de ellos (as), como hombres y mujeres de la vida pública, prometieron ser diferentes, plasmaron sus ideales y anhelos de transformar la realidad del país, y acentuaron proyectos que cambiarían la vida, sobre todo, de los que cada día tienen menos. Candidatos (as) a representantes que dijeron que, seguirían caminando en sus comunidades, que serían diferentes a los otros politiqueros, sin embargo, no se les ha visto más; se subieron el salario, adquirieron lujosos autos y cobran mejores viáticos que sus antecesores ¿Tú también... hijo mío?, le pregunta la patria.

Los diputados (as) alzaron sus voces como candidatos, para despotricar contra sus antecesores; les llamaron de todo, juraron y perjuraron no hacer lo que estos hacían, pero entre sus haberes tienen carros exonerados y viáticos hasta para lo innecesario, salarios, concesiones y cuanto hayan podido tomar. ¿Dónde dejaron sus promesas? ¿Ustedes también conspiran contra la Patria?

Todos, sean representantes, alcaldes, gobernadores, diputados, magistrados, ministros, dicen que harán la diferencia, pero después conspiran contra los ideales del buen ciudadano y el patriota, siguiendo órdenes de politiqueros mediáticos, por prebendas o por estar bien acomodados. Ahí tenemos a los que cuando trabajaban en la radio, prensa escrita o televisión, eran paladines de los derechos, de las garantías constitucionales y procesales, pero que hoy apoyan las violaciones a estos, haciendo silencio cuando se omite la recta aplicabilidad de la ley y, más doloroso aun, violentando ellos los derechos, con el propósito de silenciar a las voces que claman justicia. Estos mismos seudodefensores de la libertad, de los derechos y la justicia, causan escozor –por no decir otra cosa– cuando salen a defender, como ministros (as), diputados (as), voceros (as) del Gobierno, sus actuaciones con actitud demagógica, como si todos fuésemos ciegos o incapaces intelectuales.

Hoy a los Marco Bruto los vemos en los desfiles, llevando la bandera, exhibiendo el Escudo de Armas en sus carros, luciendo nuestros vestidos típicos y hablando de derechos y justicia, mientras que otros participan en cuanto acto religioso les sea posible, pero lo peor es que haya compatriotas que los apoyen.

La expresión de César no es una exclamación cualquiera, es una pregunta cargada de dolor e impotencia, que surge después de ver que la traición se espera de personas extrañas, desalmadas, psicológicamente perturbadas, pero nunca de un hijo o de un ser querido. En nuestro caso, las traiciones contra los derechos de los ciudadanos y contra la patria, se esperan de otros, no de sus hijos, sobre todo, cuando ellos prometieron ayudarnos a construir un mejor Panamá.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código