SALUD PÚBLICA

CSS: hemos avanzado, las muertes siguen: Mauro Zúñiga Araúz

Ya es un hábito. Primero con el dietilene glycol y ahora, con la bacteria nosocomial del Complejo Hospitalario Metropolitano. En el primer caso, los pacientes acudieron a las policlínicas del Seguro Social a recuperar la salud y los envenenaron. Hasta la fecha no hay ningún responsable. Los muertos y los sobrevivientes discapacitados se cuentan por centenas. A estos últimos y a los familiares de las víctimas, el actual director de la CSS les dispensa un trato menesteroso, como si se tratara de pordioseros. Ahora, a los pacientes que requerían cirugía o se trasladaron a Cuidados Intensivos del Complejo los están asesinando con una bacteria nosocomial llamada Klebsiella pneumoniae.

Cierto es que estas cepas oportunistas viven en los hospitales y atacan a los pacientes graves o que permanecen mucho tiempo en estas unidades o se les practica algún tipo de instrumentalización. Los médicos están preparados para eso y tratan de evitarlas a toda costa, porque saben que, por lo general, son resistentes a casi todos los medicamentos. Pero el manejo dado a esta bacteria específica lleva implicaciones muy graves, sobre las cuales no hay cabida para la especulación, las mentiras ni las excusas. En primer lugar, se dio la alerta epidemiológica al director general de la CSS, ingeniero Guillermo Sáez-Llorens, el día 28 de diciembre del año pasado. En segundo lugar, todo se mantuvo en secreto y en tercer lugar, no se tomó ninguna medida seria para evitar la proliferación de la bacteria que ha acabado con la vida de decenas de panameños. La sociedad conoce de la misma por los comunicadores sociales, los que, por ser amigos de la verdad, se han convertido en los enemigos públicos de las autoridades. He leído algunos twitter en los que se les califica de morbosos. ¿Será coincidencia que el ingeniero Sáez-Llorens emitió un comunicado prohibiéndoles a los funcionarios de la institución que hicieran denuncias de lo que ocurría dentro de la misma so pena de destitución? Con tal nota, el director general nos lleva de regreso a la santa inquisición, con la diferencia de que a las víctimas no se les quema por fuera para que los demás las vean, sino por dentro, para que nadie las vea. Así es, amable lector, lo que está ocurriendo en el Complejo Hospitalario es un homicidio que espero que solo sea culposo. El responsable: Guillermo Sáez-Llorens, por una inexcusable incapacidad administrativa.

No voy a admitir la excusa de que él no es médico y que se trata de un tema manejado por los profesionales de la medicina. Él nombró como director de los Servicios y Prestaciones Médicas de la CSS al Dr. Javier Díaz, un cirujano totalmente ignorante en lo referente a administración de hospitales, gestión de salud o salud pública. Por tanto, el responsable de que las prestaciones médicas de la institución anden totalmente al garete, sin organización, ni planificación, es Sáez-Llorens. Lo que también debe hacer el Ministerio Público, además de encarcelar al director general, es ordenar una auditoría de todas las compras en insumos y material médico quirúrgico en las que tiene que ver el Dr. Díaz, para aclararle a los funcionarios de la institución y a los asegurados que el mote de “coimita Díaz”, con que se le conoce, es totalmente injustificado; ahora, si no se hace tal auditoría, razón han de tener los médicos al señalar que los insumos y materiales no son de la calidad esperada. De ninguna forma quiero inculpar a nadie de una contaminación deliberada. Eso sería temerario e irresponsable, pero, ¿quién supervisa las condiciones sanitarias de los equipos e insumos que se utilizan en los salones de operaciones y cuidados intensivos? ¿Dónde reposan tales informes? La transparencia debe ser la reina en todos los servicios médicos del país. Guillermo Sáez-Llorens está en contra.

Ante todo esto, la Junta Directiva de la CSS ha adquirido un potente telescopio, instalado en las colinas de Clayton. Sus miembros se rotan cada ocho horas en la búsqueda de un universo paralelo, aunque algunos dicen que se conforman con el descubrimiento de otra luna en Júpiter.

Lo que necesita a gritos la CSS es una reorganización integral dentro de la esfera pública. En cuanto a prestaciones médicas, orientar los refuerzos en la atención primaria, con la idea de ir deshospitalizando esos enormes, innecesarios y costosos edificios llamados hospitales y realizar el proceso de curación y rehabilitación en sus hogares con la vigilancia continua del equipo de salud. Solo se iría a los hospitales en los casos de una enfermedad grave que necesite monitoreo las 24 horas del día y los casos quirúrgicos. Lamentablemente, a las actuales autoridades de la CSS les aterra el debate; puede ser que las próximas vengan con la mente abierta e interesarse en servir, no en servirse ellos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

30 Abr 2017

Primer premio

1 8 9 3

CDDA

Serie: 12 Folio: 10

2o premio

3959

3er premio

0376

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código