CSS

¿Calidad de la atención o negocio?: Francisco Díaz Mérida

La institución de seguridad social ha sido sometida a un proceso de piratería, con la venia de la junta directiva, que jamás había sufrido e incluso por encima del plan de vivienda de los años 80. Se compran programas informáticos para resolver problemas de asistencia médica, de laboratorios, de citas, pero no se logra disminuir la mora ni reducir los tiempos de espera.

Hace poco se compró una cantidad de plasmas (objeto del culto a la personalidad), cuya decisión no descansó en el nivel local, sino en los mandos superiores; se compraron sillas y mesas para los consultorios sin garantizar la adecuación ergonómica necesaria. Se invirtió en un software SSO por una cifra relativamente elevada, cuyos contenidos no solucionarán la calidad de atención de los trabajadores asegurados, porque se trata de un mecanismo para las empresas aseguradas, cuya utilización e información es cuestionable y poco confiable. ¿Quién habrá sido el beneficiario de estas inversiones?

Se invierte cerca de 126 millones de balboas en salas de hemodiálisis (¿quién habrá sido el beneficiario?) que no constan de unidades de cuidados intensivos para atender una complicación del tratamiento. Se invierten 600 millones de balboas en una Ciudad Hospitalaria (¿quién habrá sido el beneficiario?), sin haber resuelto la atención sanitaria de primer y de segundo nivel a través de la ampliación de las infraestructuras sanitarias o su renovación o construcción de nuevas instalaciones.

Cabe señalar que un documento de circulación restringida del 2008 indica que cerca del 80% de las instalaciones de la CSS son edificios enfermos o muertos y no hay un plan para afrontar esto, aduciendo falta de dinero. La Ciudad Hospitalaria, sin una red nacional de salud con tecnología apropiada, dotada de recurso humano suficiente y bien capacitado, sin una infraestructura moderna y ampliada, con capacidad para desarrollar la promoción de la salud, la prevención primordial (antes del riesgo) y la prevención primaria (para enfrentar el riesgo) permite predecir que en menos de 10 años se encontrará en la misma situación del flamante Complejo Hospitalario, Dr. Arnulfo Arias Madrid.

Todo esto contrasta con el déficit de medicamentos, de estudios de laboratorio, insuficiencia de equipos modernos para el diagnóstico y procedimientos que requieren los asegurados, para lo que no hay financiamiento. Esta situación deficitaria es la base subterránea para la privatización de servicios médicos, vía las distintas modalidades (compra de servicios, concesiones administrativas, transferencia de funciones de producción para el sector privado). ¿Quiénes son los beneficiarios? ¿Qué ha pasado con los atributos de la calidad en atención, accesibilidad, oportunidad, trato amable, ambiente sano y seguro para los asegurados? ¿Será que prevalece el negocio sobre la calidad de los servicios a los asegurados? ¿Qué hace la directiva para lograr la calidad del servicio? Vender su conciencia por dinero o negocios.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

21 Dic 2014

Primer premio

1 5 0 9

DDBC

Serie: 18 Folio: 10

2o premio

8354

3er premio

8458