EDUCACIÓN SUPERIOR

Calidad y capacitación técnica para mejorar la competitividad: Luis Alberto Morán A.

La educación superior es una de las etapas más significativas de la formación profesional, sin restarle importancia a los niveles previos, porque cada uno es un eslabón de la cadena educativa de la población. Si dicha cadena está bien forjada desde sus inicios se obtendrá una economía sólida y, por ende, una población productiva mejor remunerada y un país competitivo. Los organismos internacionales hacen hincapié en la formación universitaria y técnica como las herramientas indispensables que facilitan el ingreso laboral de los egresados y, a la vez, permiten el dinamismo de la economía.

Hay otras variables económicas que mejoran de forma significativa, gracias a la educación en los niveles superiores. Tal es el caso del ingreso y la calidad de vida, sobre todo, en necesidades básicas como alimentación, vivienda, salud y educación.

El Banco Mundial destaca que Panamá tiene buenos indicadores con relación al número de años que se le dedican al estudio. Según las cifras oficiales el promedio es de 9.4 años de escolaridad para la población en edad laboral (25 años y más), y ocupa el tercer lugar en Latinoamérica, detrás de Cuba y Chile que registran 10.2 y 9.7 años de escolaridad, respectivamente.

Noruega aparece de primero en cuanto a logros educativos. Es un modelo de país desarrollado que se enfoca en el funcionamiento de universidades de prestigio, tanto para sus ciudadanos como para extranjeros. Además, brinda cursos técnicos en aquellas áreas del mercado laboral que mantienen el crecimiento económico. Ese país ocupa la posición número 1 en el Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Nacionales Unidas.

En 2013, la Universidad de Panamá contó con un ingreso de 50 mil 353 estudiantes (33.6%, hombres y 66.4%, mujeres). Para 2003 registró la matrícula más alta de los últimos 10 años, alcanzando 74 mil 59 estudiantes. Al comparar ambos años, se evidencia una disminución de 23 mil 706 inscritos. Las facultades con mayor matrícula son Administración de Empresas-Contabilidad, con 10.7%, y Arquitectura, con 5.0%. La de menor demanda es la de Medicina Veterinaria, con 0.5%.

El año pasado, en la Universidad Tecnológica de Panamá se matricularon 19 mil 580 estudiantes (62.7%, hombres y 37.3%, mujeres). En 2012, el ingreso fue de 18 mil 502 estudiantes. Las facultades con mayor matrícula son Ingeniería Civil, con 28.7%, e Industrial, 27.0%, y la de menor demanda es Ciencias y Tecnología, con 2.9%.

El Índice Global de Competitividad 2014-2015 del Foro Económico Mundial posicionó a Panamá, por cuarto año consecutivo, como el país más competitivo de Centroamérica. Panamá ocupa la posición 48 de 148 economías a nivel mundial, y se mantiene en la lista de países en el estadio de transición entre factores de eficiencia, innovación y tecnología. En dicho informe, en el indicador “Educación Superior y Capacitación” mejoró dos posiciones en la evaluación de competitividad global, pasando de la posición 68 a la posición 66, registrando un leve avance para el país, así como algunos retos que afrontar a mediano y largo plazo.

Hay otros indicadores cuyos resultados demuestran que debe seguir trabajando en reforzar la calidad y gestión del sistema educativo, sobre todo, en cuanto a calidad, manejo en las escuelas, disponibilidad de servicios de investigación y capacitación. Para mejorar la competitividad hay que hacer hincapié en la enseñanza de idiomas como prioridad en las carreras universitarias y técnicas, y detectar las necesidades de capacitación con antelación previendo la demanda del mercado laboral.

Además, hay que reducir las desigualdades remanentes brindando igual acceso a la educación secundaria y a la de niveles superiores con la finalidad de garantizar una amplia oferta laboral que sirva tanto a las empresas locales como extranjeras.

La educación terciaria debe mejorar en cuanto a su pertinencia, calidad, eficiencia y acceso, para garantizar los niveles de productividad laboral en etapas posteriores. También se deben fortalecer los vínculos entre las universidades y las empresas para mantener la formación dual entre el estudiantado. Además, es importante que las universidades le presten mayor interés al desarrollo de investigaciones que impulsen la innovación en las empresas, como forma de contribuir al desarrollo del país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código