MALOS Y BUENOS CIUDADANOS

Camino al infierno...: Daniel R. Pichel

Bueno, prohibida la política hoy. Una buena opción para descansar del tema recurrente de conversación por mucho más tiempo del debido. Así que, cambio y fuera. Que gane el que tenga más votos, y que mañana el país vuelva a lo normal.

Pues resulta que hace 15 días, me mandaron al infierno. No es que sea la primera vez en mi vida que me refieren a los aposentos de Lucifer (que no es lo mismo que Lucy-fer), pero fue públicamente. En la entrevista que Flor la hace a Xavier, él mencionó su preferencia de irse al infierno, pues allí compartiría con sus amigos, entre los que tuvo el detalle de incluirme a mí. Para mi sorpresa, muchas personas en estas dos semanas me comentaron que cómo era posible que me enviaran al fuego eterno, si tomamos en cuenta que el envío viene por parte de quien, evidentemente, muchos consideran ha hecho méritos de sobra para chapotear en la olla del sancocho que Belcebú está cocinando desde el origen de los tiempos.

Para poner las cosas claras, esto no es más que el cumplimiento por parte de Xavier, de un acuerdo mutuo, y en el que participan algunos otros amigos que comparten con nosotros la preocupación de lo que pudiera pasarnos cuando alguien tenga a bien desconectarnos el respirador, para evitarnos sufrimiento, una vez que tengamos en la mano el one way ticket final. Nuestro acuerdo es muy simple. El que llegue primero, le va a guardar espacio a los otros en el caldero que nos toque, para armar la tertulia. Para ser honesto, espero que el caldero que me toque a mí no sea de sancocho, sino que corresponda a un buen cocido madrileño con abundante chorizo, jamón, garbanzos, papas y repollo. Ahora, supongo que eso habrá que negociarlo, pues no estoy seguro de que algunos de los ocupantes de nuestra olla estén de acuerdo con que el menú sea un plato madrileño, después de lo que les habrá costado digerir la final de la Champions de este año.

La razón de hacer estos preparativos es muy simple. Nos han convencido de que nuestro destino debe ser hacia el sur, y no hacia el norte, por la herejía de no creer una serie de preceptos que supuestamente son requisito para ser recibido en el mundo de las nubecitas, la gente con alitas y la luz eterna. Según dicen algunos, independientemente cómo se haya portado uno durante la vida, es la fe en seres superiores que todo lo controlan, lo determinante en la dirección hacia la que uno emprende viaje, una vez el oxígeno deja de llegar a las mitocondrias de las neuronas que tenemos por arriba del pescuezo.

Lo interesante siempre ha sido lo que uno imagina de aquel viaje a las profundidades. A mi modo de ver, el lugar no será tan complejo como lo describía Dante en La divina comedia, con niveles y todo aquello. Para mí tendrá, a lo sumo, tres o cuatro pisos, y el mobiliario no será mesas, sino calderos, donde se irán acomodando los invitados, conforme van llegando. Supongo nos acomodarán basados en intereses, para que se puedan mantener conversaciones interesantes. Porque imagínense la que se formaría si ponen en el mismo recipiente a Saddam Hussein y a George Bush, el hijo. Aquello sería una pelea constante que ni el mismo diablo estará dispuesto a soportar.

Tengo claro que tendré amigos en el caldero 69, así que habrá que dar la vuelta para saludar. Confieso también que, por lo traviesa que era, espero conocer a Marilyn Monroe, quien deseo siga igualita que cuando todos suspiraban por ella, en aquellos años en que los símbolos sexuales incluían proteína, y no eran solamente un amaso de hueso y pellejo como las “súper modelos” actuales.

Una de las secciones más grandes tendrá que ser la de los políticos, para que quepan todos. Espero estén muy a gusto entre ellos, porque no tengo el menor interés en que vengan a fastidiarnos a los que estamos sanamente compartiendo con los amigos dentro del sauna eterno.

Lo que siempre me he preguntado es dónde ubicarán a todos aquellos que se pasan la vida invocando a santos, vírgenes y cristos, y que han sido ejemplos de todo lo que no debe ser un ser humano decente. Son muchos los que uno ha visto por allí comulgando y rezando el rosario los domingos, pero que el resto de la semana estafan a todo el que esté a su alrededor, o se buscan queridas y “aventurillas” por las que, me imagino, piden perdón cada nuevo domingo. Supongo, que los meterán en el caldero con todos aquellos fanáticos que bloquean la educación sexual científica en las escuelas, y que son responsables de un montón de embarazos no deseados, muertes por abortos clandestinos o por enfermedades de transmisión sexual.

El caso es que nadie debe tomarse muy en serio este artículo. Hace unos meses según parece, don Pancho (el de Roma) parece que dijo que el infierno no existe y que, de existir, no habría fuego en él. Como me imagino que hay un montón de gente discutiendo aún si el Papa dijo o no dijo lo que dicen que dijo, a nadie debe quitarle el sueño esta opinión sobre el fuego eterno.

Mientras tanto, hay que seguir siendo buenos ciudadanos, haciendo lo correcto en el mundo en el que estamos que, a mi modo de ver, es el único que importa. @drpichel

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código