MEJORAMIENTO

Camino hacia la acreditación de las universidades en Panamá: Mariana A. de McPherson

Hace escasamente un año se promulgó el Decreto 511 por el cual se reglamenta la Ley 30 de 20 de julio de 2006, que creó, entre otros organismos, el Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria de Panamá (Coneaupa).

Hoy, todas las universidades, estatales y particulares con más de seis años de funcionamiento, han iniciado sus procesos de autoevaluación con fines de acreditación, gracias a la reglamentación señalada y al modelo de evaluación y acreditación promulgado en diciembre de 2010.

Desde el año 2010 y, con mayor énfasis y frecuencia, a partir de enero de 2011, se han desarrollado seminarios, talleres y jornadas interinstitucionales para compartir las lecciones aprendidas y aprovechar las experiencias de aquellas instituciones que están más avanzadas en el proceso de autoevaluación con fines de acreditación.

De las actividades anteriores, se destaca la organización de comisiones de trabajo en cada universidad, para cada uno de los cuatro factores que se evalúa: docencia, investigación e innovación, extensión universitaria y gestión. También es importante, una coordinación estrecha con las distintas sedes, instalaciones o centros regionales, para involucrarlos y lograr una evaluación a nivel institucional.

Por otra parte, las universidades pequeñas o aquellas que han sistematizado el proceso, pueden realizar un censo para recabar la información, si así lo consideran. Esto asegura que el análisis y las decisiones finales tomen en cuenta a la mayor parte de la población de cada uno de los grupos de interés y las decisiones finales sean más acertadas. Sin embargo, aquellas con muchas ofertas académicas y un volumen considerable de estudiantes, o que no hayan sistematizado el proceso, se verán obligadas a realizar un muestreo estadísticamente diseñado, de modo que los resultados puedan generalizarse a toda la institución, a nivel nacional, con un mínimo margen de error.

En lo que respecta a los instrumentos, estos deben diseñarse y validarse de manera que la información recabada sea válida y confiable y, en consecuencia, las decisiones y acciones correspondientes respondan a la realidad de la institución. Esto fundamenta la sensibilización a todos los miembros de la universidad, a los graduados y empresarios a quienes se dirijan los instrumentos, ya que los objetivos del proceso deben estar claros para que, quienes responden, lo hagan con responsabilidad y conscientes del impacto de sus respuestas para el mejoramiento de la universidad.

Finalmente, la evaluación es solamente una herramienta para identificar oportunidades de mejora, de manera que, para que tenga sentido, sus resultados deben plasmarse en acciones establecidas en un plan de mejoramiento viable y lo suficientemente detallado para que cada persona en la institución sepa cuál es su responsabilidad en este plan y se establezcan los tiempos, costos, recursos, seguimiento y demás requerimientos que permitan desarrollar una cultura de mejoramiento continuo en las universidades que funcionan en el país. Si todo esto se logra en el tiempo establecido para tal fin, no hay duda de que las universidades lograrán su acreditación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

26 Jul 2017

Primer premio

6 0 8 9

DDCA

Serie: 6 Folio: 13

2o premio

5725

3er premio

4150

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código