AYER Y HOY

Campaña política oficial: Javier Barrios D.

La campaña política del año 1968 fue de lo peor, protagonizada por panameñistas y liberales, quienes utilizando las “redes sociales” de la época (radio, televisión y periódicos) se sacaron cuanto trapo sucio tuvieran. El gobierno de Marco Robles, caracterizado por su debilidad, aunque lo bautizaron Marco Rifle por dar instrucciones a la Guardia Nacional para que tirara a matar a los ladrones, ya en sus postrimerías (en plena contienda política) fue acusado ante la Asamblea de apoyar al candidato oficial, que terminó juzgándolo, lo que motivó que por un momento tuviéramos dos presidentes, sin embargo, logró completar su mandato.

En esas elecciones votaron vivos, enfermos en cuidados intensivos, abuelos con Alzheimer y hasta instalaron mesas de votación en los panteones, pues bastantes difuntos ejercieron el sufragio. Hubo personas a las que les salieron ampollas en el dedo índice de tanto borrarse la tinta para emitir su voto “n” veces, y se compraban conciencias hasta con botellas de licor. Resultó triunfador Arnulfo Arias, quien, como sabemos, saboreó el solio por solo 11 días. Pero lo medular referente al tema, es que la población, cansada de tanta porquería, recibió el golpe de Estado –y estoy generalizando– con cierto grado de alivio.

A diferencia de la campaña de 1968, cuando no era indispensable gastar tanto, pues con la trampa bastaba, ahora tenemos un Presidente que, con tal de que Mimito gane y le sirva de mandadero, ha hecho y hará todo lo que esté a su alcance, aunque tenga visos de ilegalidad o inmoralidad.

En efecto, tan pronto tomó posesión, inició su campaña de 2014, logrando, a base del clientelismo político y la compra de conciencias, crear una “planilla” de tránsfugas conformada por 34 diputados, 19 alcaldes y desconozco cuántos representantes de corregimiento. Rápidamente defenestró a la Procuradora y luego pasó a controlar la Corte Suprema de Justicia y demás entidades clave, para, entre otras cosas, poder gobernar autocráticamente, como en el Súper 99. De otro lado, a los empleados públicos, incluyendo familiares, les “pidieron sutilmente” renunciar a sus partidos políticos e inscribirse en el CD y a los no inscritos, igual “se les invitó”.

Aumentando los impuestos y el endeudamiento público y subastando activos estatales, duplicó el presupuesto respecto al gobierno anterior, gastando a rienda suelta y construyendo atropelladamente, de cara a inaugurar todas sus “pirámides” antes de las elecciones, algunas de las cuales, hasta inconclusas, llevarán su nombre. Por esta causa, los seguidores de Omar Torrijos, el Toro, Mireya y Martín solicitarán que sus obras sean rebautizadas con sus nombres.

Utiliza fondos públicos con fines políticos, vía publicidad y “partidas circuitales”, y lleva de la mano a Mimito para que lo aplauda inaugurando monumentos (la Asamblea de 1968 ya lo hubiera juzgado).

Como primero habla y poco piensa, cae en exabruptos, en el irrespeto y en actitudes impresentables. Entre otras, tildó de burro a quien después, ingenuamente, fue su compañero de nómina; le dijo chusma a una señora; primero llamó zángano a Navarro y ahora lo califica como “el más corrupto”, caso en el que, irresponsablemente (sin pruebas), terminó pidiéndole a las “lavanderas” que presentaran las denuncias (¡ya apareció una en televisión que quedó desplumada!).

Como de costumbre, tira la piedra y esconde la mano. Pareciera que él fuera el candidato, cuya estrategia consiste en hacer él de “chico malo” para que Mimito parezca un ángel, aunque su cara muestre lo contrario.

Es alérgico a las críticas, por lo que, expediente o bochinche en mano, amenaza y persigue a sus críticos y opositores. Le pidió a la exembajadora de Estados Unidos (ver los WikiLeaks) que le ayudara a pinchar teléfonos, sin embargo, para el señor Camacho, en reciente conferencia de prensa (gritando como si estuviera arriando ganado), hechos como ese no son evidencias, en cambio, las declaraciones de los afectados recientemente por tales escuchas sí lo son.

Lloverán medidas politiqueras, como el pago de indemnizaciones a los funcionarios por despidos injustificados, que, por supuesto, no será retroactivo a los miles que él despidió; mientras, la Carrera Administrativa sigue en un coma profundo. Anunció la matrícula universitaria gratuita, agregando más subsidios a los B/. 1,200 millones anuales existentes, que ni son redistributivos a plenitud y no solucionan, de raíz, los problemas fundamentales de los pobres.

A diferencia de Marco Robles, el presidente Martinelli está muy bien blindado (Corte Suprema de Justicia, fiscalías Anticorrupción y Electoral, Parlacen, etc.) para continuar con sus andanzas, y si él sienta la tónica, ¿qué puede esperarse del resto en esta campaña? ¡Será peor que en 1968!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código