COMPLEMENTO

El Canal y el desarrollo del negocio portuario: Salvatore Bacile Ladaris

El Canal y el desarrollo del negocio portuario: Salvatore Bacile Ladaris El Canal y el desarrollo del negocio portuario: Salvatore Bacile Ladaris
El Canal y el desarrollo del negocio portuario: Salvatore Bacile Ladaris

La realización de operaciones portuarias no es ajena al Canal de Panamá. Antes de la firma de los tratados Torrijos-Carter, el 7 de septiembre de 1977, la extinta Panama Canal Company operaba los puertos de Balboa y Cristóbal, a través de su División de Transporte y Terminales. Y con base a esto estableció, en su momento, la sección 41 del Capítulo I de las Regulaciones de la Administración de la Zona del Canal, y el Título 35 del Código de Regulaciones Federales.

Fue en virtud de la implementación de los tratados Torrijos-Carter en 1979 y, específicamente conforme lo dispuesto en el artículo V del Acuerdo para la Ejecución del Art. III del Tratado del Canal de Panamá, que se dispuso la transferencia inicial de esos puertos a la República, 21 años antes de la entrega de la vía interoceánica en el año 2000.

Una vez en manos panameñas, los puertos fueron puestos bajo la administración de la entonces Autoridad Portuaria Nacional, hoy Autoridad Marítima de Panamá, y, en 1994, se dieron en concesión a un operador privado. Sin perjuicio de lo anterior y mientras esto sucedía, se incorporó en ese mismo año, producto de un acuerdo nacional, un nuevo Título XIV al texto de la Constitución Política de la República de Panamá sobre el Canal, en virtud del cual este se constituye en un patrimonio inalienable de la nación, además se crea la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) como un ente independiente y se procura blindarlo de los vaivenes políticos.

En virtud de lo anterior, el artículo 316 de la Constitución Política le otorga a la ACP en forma privativa la administración, funcionamiento, conservación, mantenimiento y modernización de la vía interoceánica y sus actividades conexas, a fin de que funcione de manera segura, continua, eficiente y rentable.

Una vez en manos panameñas, el Canal implementó una serie de iniciativas tendientes a definir la planificación estratégica de la organización. En este desarrollo, varios estudios contribuyeron a moldear su hoja de ruta, identificando como punto de partida la necesidad de dedicar sus primeros años de existencia a maximizar la rentabilidad de su negocio medular de transitar buques, a través de varias acciones ya consumadas, que significaron, entre otras, un cambio progresivo de su estructura de peajes, que ya ha llegado a su tope.

La misma hoja de ruta planteaba en una segunda etapa la expansión del negocio medular, tomando en consideración la previsión de que la capacidad instalada de las esclusas existentes llegaría a un máximo de utilización a través del tiempo. Ese segundo hito que está pronto a finalizar se ve materializado con la construcción del tercer juego de esclusas, cuyo objetivo específico es ampliar la capacidad del negocio principal del Canal. La tercera etapa en esa hoja de ruta ya dio inicio y es el desarrollo de un plan integral de diversificación para la explotación de nuevas actividades comerciales adyacentes, complementarias o conexas con la operación base de la vía, que se generen nuevas opciones de crecimiento y de rendimientos para el Estado, utilizando de forma óptima las riberas, conforme el marco jurídico especial de la ACP.

El primer proyecto a materializar en esta tercera etapa es la reciente aprobación por parte de la junta directiva de la ACP para otorgar en concesión, previo proceso de precalificación y licitación, el diseño, construcción, operación y realización de la actividad comercial de un puerto de trasbordo de contenedores en el área de Corozal oeste, con lo que la ACP pretende desarrollar uno de sus negocios complementarios por naturaleza.

No hay duda alguna de la sinergia y complementariedad del negocio portuario con el tránsito de buques. Esta nueva actividad no solo contribuirá a maximizar el valor de la ruta, a promover el tráfico de mayor carga, a mitigar los límites de capacidad existentes en materia de trasbordos en el litoral pacífico y a consolidar la posición del país como un centro logístico en todo el mundo, sino que –y más importante– representa un negocio rentable que le permitirá a la ACP aumentar el monto de los ingresos que deben ser remitidos cada año a la República de Panamá, y que redundan en beneficio de todos los ciudadanos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código