ECONOMÍA

El Canal y su nueva etapa: Miguel Ramos

El próximo inicio de operaciones del tercer juego de esclusas, elevará las ventajas comparativas de la posición geográfica de nuestro país. Entre las consecuencias económicas de esta nueva etapa está que el tráfico de barcos de alto calado aumentará de forma significativa y ello elevará la renta canalera.

Los aportes directos de la Autoridad del Canal de Panamá al Estado se triplicarán de mil millones de dólares por año a más de 3 mil millones de dólares por año. También, facilitará el desarrollo de todo tipo de actividades logísticas, cuyo efecto se reflejará en la ampliación de la infraestructura portuaria y aérea. Además, podría catalizar otras rutas interoceánicas presentes en la república. Vale anotar que de las 23 rutas interoceánicas que hay en Centroamérica 14 se encuentran en Panamá.

Hoy día, cerca del 80% de la producción nacional se concentra en el eje formado por Panamá, Colón, La Chorrera y el Canal; el 60% de los panameños vive en la región de tránsito interoceánico; el 80% de la actividad económica es de servicios y, aproximadamente, el 75% de las exportaciones totales son servicios.

El comercio mundial y hemisférico –que en gran medida se lleva a cabo en transporte marítimo– se beneficia del menor costo que resulta de las distancias más cortas entre orígenes y destinos por el uso del Canal de Panamá.

Es indudable que el inicio de operaciones del tercer juego de exclusas tendrá un impacto positivo en el crecimiento de la economía panameña. No obstante, el hecho de que el 80% de la actividad se concentre alrededor del Canal es una grave distorsión. Esto genera que el resto del país sea, desde este punto de vista, un gran espacio vacío.

Como consecuencia de este desequilibrio regional y sectorial, tenemos que el 40% de la población económicamente activa no agrícola se ubica en el área informal; el 33% de la población vive en la pobreza y sus dos terceras partes se concentra en el campo; el 96% de la población indígena sufre de pobreza extrema; y el 18% de la población está desnutrida. Además, Panamá es el segundo país de la región con la peor distribución del ingreso, después de Haití.

Los excedentes del Canal deben servir para impulsar los sectores agrícola, industrial y tecnológico. Esto es una obligación, por razones de seguridad. Consideremos imitar los ejemplos de otros países, como Singapur, que es un gran centro de servicios financieros logísticos, pero el 30% de su PIB lo genera la industria de alta tecnología, o Luxemburgo, que es un centro financiero muy desarrollado dentro de la zona euro, pero posee una industria muy diversificada y un sector aeroespacial.

Es un principio básico de que todo sistema económico debe ser lo más homogéneo posible. En el caso panameño, nuestra estructura productiva está repleta de distorsiones y espacios vacíos. Los hechos recientes demuestran que poner todos los huevos en la canasta terciaria no es solo equivocado, sino suicida.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código