EDUCACIÓN

Capacitación y buena fe: Aramis Averza Colamarco

Independientemente de la profesión o trabajo que elijamos para desarrollarnos, hay dos puntos clave para la obtención del éxito: la capacitación, que podemos definir como la adquisición de conocimientos que contribuyen con el desarrollo de la persona, en el desempeño de una actividad. Estos conocimientos llegan mediante el estudio y se mantienen e incrementan a través de actualizaciones periódicas.

En adición a una buena capacitación, la buena fe (del latín bona fides) es un principio general, en el cual a través de una conducta recta y honesta, se establecen relaciones o se desarrolla el actuar hacia las otras personas. Si combinamos ambos principios en nuestro diario actuar, sin duda alguna que nos podremos desarrollar exitosamente.

Ahora bien, traigamos esa combinación hacia nuestras escuelas y veamos qué está pasando. En demasiadas escuelas (lo puedo decir por mi investigación) se da la presencia de docentes que no cuentan con la capacitación adecuada (por ejemplo, educación inclusiva, uso de computadoras, data show, internet, etc.) y lamentablemente su actuar es de mala fe, más aun si los padres reclaman o tienen la “osadía” de contravenir su práctica docente. Lamentablemente para los que me toca “corregir”, yo cuento con 37 años de docencia universitaria a nivel de licenciatura y maestría, además de 30 años como instructor de buceo, lo que me permite conocer sobre el tema.

Ya lo hemos escrito antes, y confirmamos que los principios para una buena educación son básicos, no hay que ser un genio, solamente hay que actuar de buena fe y mantenerse debidamente capacitado: la práctica hace la perfección, más se practica, mejor es el aprendizaje. La educación es mejor y sale más fortalecida, si se da poco a poco (olvídense del cuento de cumplir con el programa); los conocimientos deben ir concatenados en una secuencia lógica, de manera que se complementen entre sí.

Nunca deben olvidar, que en las escuelas le damos clases a niñas y niños independientemente de su evolución biológica a través de los años de estudios, son menores de edad, que deben ser protegidos y educados, la ley así lo ordena. Si por cualquier razón, económica, física, intelectual, social, religiosa o la que sea, usted vive amargado contra el mundo, recuerde que nuestros hijos no tienen culpa alguna de su resentimiento y por lo tanto no deben sufrir la ira de sus problemas. Al contrario, dele gracias a Dios, que cuenta con un trabajo remunerado, por el cual los padres de esos niños pagan a la institución; y nunca olvide, que si usted no hace bien su trabajo, en la calle hay muchos dispuestos a ocupar su lugar.

Para finalizar, debemos agradecerles a todos aquellos profesores que actúan como educadores y cuasi padres, que saben tratar a nuestros niños como estudiantes, que se desviven por la superación académica de sus educandos y que saben cuándo hay que apretar y cuándo se debe soltar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código