OLVIDADOS

Cárceles, ¿cementerios de personas vivas?: Yohel Amat V.

Hace unos días escuché, en anónima voz de mujer, una frase que todavía me impacta y aterra, por todo lo que conlleva. La mencionada era una reclusa que formaba parte de una protesta en la cárcel de mujeres, para llamar la atención con respecto a sus condiciones de vida y a la falta de celeridad en sus procesos judiciales.

Mientras hablaba a nombre de todo el grupo, soltó la frase “cementerio de personas vivas”, para referirse al centro donde pagan su pena. No pude evitar sentir un estremecimiento al pensar en lo que esta panameña trataba de decirnos: se consideran muertas en vida y olvidadas por toda la sociedad.

Como quien se dice: “El muerto al hoyo y el vivo al bollo”. Y por lo visto, el hoyo donde echamos a estas infortunadas víctimas de nuestro sistema judicial, es bien oscuro, profundo y sin esperanza.

Según este diario, la población de nuestras cárceles crece a un ritmo de mil nuevos reclusos por año. Estamos hablando de más de 14 mil reos para el año 2014 ¡y de más de 17 mil a la fecha!

Nuestro primer instinto es condenar a los 17 mil y desearles el peor de los infiernos por sus pecados, olvidando que las escalofriantes cifras nos confirman que solo el 40% ha sido juzgado y condenado.

Eso quiere decir que casi 7 mil reclusos aguardan el final de sus procesos. ¿Se imaginan cuántos de ellos serán declarados inocentes, luego de aguardar por años en esos inmundos hoyos del infierno que llamamos “cárceles”?

Además, si a esta realidad le sumamos nuestras altas cifras de deserción escolar; nuestros increíbles índices de familias disfuncionales; el creciente número de panameños en pobreza extrema y la tendencia natural de nuestros políticos a la improvisación y a la corrupción; tendremos entonces todos los ingredientes para una “sopa” de explosión social en ciernes.

Quiero pecar de optimista y creer que con una anunciada “reforma penitenciaria” las cosas empezarán a cambiar, al contar en la preparación de esta con la experiencia y asesoría de las Naciones Unidas y de expertos internacionales en el tema.

Si esto último llega a materializarse, quizás entonces la palabra “resocialización” dejaría de ser un término hueco y sin sentido, para convertirse en el camino a seguir para la redención de miles de reos que actualmente han perdido toda esperanza de poder reintegrarse a la sociedad.

El problema es muy complejo, tiene raíces profundas en nuestros barrios populares y zonas rojas; y se ha convertido en la promesa no cumplida de todos los gobiernos, cada uno de los cuales ha prometido quitarle el mote de “infierno” a nuestros reclusorios.

Seguimos esperando. Y no solo nosotros, sino todo ese ejército de muertos en vida, que llamamos “reos”, y de los cuales aparentemente nadie se quiere acordar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código